3 ajustes secretos que mejoran el Apple Watch Series 4

3 ajustes secretos que mejoran el Apple Watch Series 4

Intentando mejorar lo (casi) inmejorable

Compartir

El Apple Watch Series 4 es un producto que roza la perfección. Ha aumentado el tamaño de la pantalla respecto a su antecesor pero logrando mantener un cuerpo contenido. Es más potente y tiene una mayor calidad de sonido también en comparación con la generación pasada y es el primero de su clase en dar la posibilidad al usuario de someterse a electrocardiogramas.

Que sea pequeño y su sistema operativo ‘simple’ (watchOS) no quiere decir que no esconda secretos. Nosotros, como usuarios, todavía podemos hacerlo mejor. A continuación te contamos 3 ajustes secretos para mejorar el Apple Watch Series 4.

1. Activar la detección de caídas

El principal atractivo del reloj inteligente de Apple son sus funciones relacionadas con la salud. Puede que sea un smartwatch con capacidad de recibir notificaciones y realizar llamadas, pero es en este campo donde más destaca. Por ello, con cada nueva revisión y actualización del sistema se añaden nuevas funciones relacionadas con la salud. En el caso del Apple Watch Series 4 el mayor añadido ha sido la detección de caídas.

Gracias a sus nuevos sensores de movimiento, el último reloj de Apple puede detectar si el usuario cae. Una doble de acción en escenas peligrosas lo ha probado en sus propias carnes para ver si cumple con lo prometido. Pero lo más interesante es que si la persona accidentada no se mueve en 60 segundos, el reloj contactará con los servicios de emergencia y proporcionará la localización exacta del afectado para que puedan socorrerle.

Esta característica viene activada por defecto si el propietario del Apple Watch Series 4 tiene 65 años o más. No obstante, cualquiera puede activarla independientemente de su edad. Esta característica está en el apartado ‘Emergencia SOS’ de la app Watch del iPhone.

Todos conocemos las posibles consecuencias de una caída, así que se agradece que Apple la haya incluido en su último smartwatch. De hecho, podría haber salvado ya su primera vida, la de un hombre que por un fuerte dolor quedó en el suelo paralizado.

2. Ajustar las notificaciones del ritmo cardiaco

No es exagerado decir que el Apple Watch es el dispositivo que más vidas ha salvado desde que existe. Son varias las historias de usuarios que cuentan cómo el reloj de los de Cupertino ha sido su ángel de la guarda. La mayoría de estas historias tienen como punto en común el sensor de ritmo cardíaco del reloj, que avisó a las personas mediante notificaciones de anomalías.

Si este sensor de ritmo cardíaco ya era bastante preciso el nuevo lo es todavía más. El Apple Watch Series 4 tiene un nuevo sensor eléctrico que le permite ser más certero en comparación al anterior, que era óptico. No solo es capaz de enviar alertas si el ritmo cardiaco baja, sino que incluso es capaz de detectar fibrilación auricular. También recordar que próximamente llegará la posibilidad de realizar electrocardiogramas, que todavía espera aprobación.

Para sobrellevar la espera, se puede jugar con las notificaciones del ritmo cardiaco y ajustarlas a nuestro gusto. Por defecto nos llegará un aviso por frecuencia elevada en 120 latidos por minuto, y la baja desactivada. Está en mano del usuario activarlas, desactivarlas o modificar sus valores.

3. Activar la vista de Lista

El último ajuste no es exclusivo del Apple Watch Series 4, pero es una opción que suele pasar bastante desapercibida por los usuarios. Por defecto, las aplicaciones del Apple Watch se muestran como un mosaico o una colmena. Pero, si se prefiere, puede cambiarle para que aparezca en su lugar un listado.

Para cambiar la vista hay que hacer Force Touch en la pantalla principal, es decir, en la que están todas las apps. Aparecerán dos opciones: ver como mosaico o ver como lista. Si seleccionamos la segunda, las apps se organizarán por orden alfabético en una lista. Para gustos, colores, pero hay gente que encuentra en la lista una manera más cómoda de navegar por las apps.

Estos son solo tres ajustes con los que mejorar el rendimiento y poner a nuestro gusto el Apple Watch Series 4. Un dispositivo que ha tardado cuatro generaciones en llegar a un punto en el que demuestra una gran madurez. Sin embargo, siempre se puede mejorar, y a partir de ahora solo queda esperar y ver cómo los de Cupertino pueden seguir mejorando lo que es ya casi inmejorable. Estaremos muy atentos a futuras novedades del wearable.

Vía | iDropNews