Fotografía en iPhone para dummies (XXXIX): los mitos

Fotografía en iPhone para dummies (XXXIX): los mitos

¡Derriba mitos! O mantenlos en pie.

Compartir

Sed bienvenidos y bienvenidas una semana más a nuestra sección de fotografía en iPhone, en 7 días haremos 40 ediciones en las que compartimos consejos fáciles e intercambiamos pareceres sobre la cámara de nuestro dispositivo. Porque el iPhone tiene una chamarra bastante decente y se le puede sacar bastante jugo si sigues nuestra sección.

Hoy vamos a tratar un tema muy recurrente, el de los mitos fotográficos aplicados a la fotografía móvil. Aquellos mantras que repetidos sin descanso se convierten en verdades como puños. ¿Te animas a descubrir cuáles son? Pues súbete al carro y desmitifiquemos los más interesantes, aunque aquí hay material para varios artículos más..

Te puede interesar | 6 razones para regalar el iPhone XR

Mitos y medias verdades de la fotografía móvil

Más megapixeles es mejor

Todo un clásico que no dejamos de oír y que a pesar de todo sigue funcionando. A la hora de realizar una buena fotgrafía intervienen muchos factores, los megapixeles entre ellos. Quizás sea más importante fijarse en cómo capta la luz el sensor más que en dejarse deslumbrar por los famosos mpx. Refresca lo que aprendimos de los megapixeles en este artículo.

Un filtro hace maravillas

Sí…y rotundamente no. Para hacerte una idea de cómo debes usar un filtro fotográfico muévete al campo de la cocina y compara las especia con los filtros. Una especie es capaz de aromatizar un buen plato, piensa en el toque campero que recibe un arroz con una rama de romero. Si hay más romero de la cuenta, aquello pierde la esencia y termina por no saber a lo que debe.

Con los filtros pasa algo parecido, estamos acostumbrados a ver fotos con colores irreales, con forzados extremos que incluso no conducen a nada estético. Que los filtros sean siempre para mejorar, nunca para perder el norte. Y no, una mala foto no la arregla nada.

Si disparas en modo automático siempre no sabes de foto

Y ni falta que hace. Disparar en modo automático, que es aquella configuración que la cámara da por defecto, no te hace peor. Piensa que los teléfonos móviles están hechos para el disfrute de todos, jamás podremos competir contra cámaras profesionales. Y sí, los ajustes automáticos suelen ir bien a todo el mundo, porque democratizan el acto de la fotografía.

No todos tienen las ganas o el interés de ir más allá. Por esa razón, si no quieres experimentar con ajustes manuales no lo hagas, aunque nuestra recomendación es que siempre trates de explorar un poco más allá. Hay muchas aplicaciones que te permiten variar esos ajustes, repasa cuáles son las más interesantes en este artículo.

Los selfies son de adolescentes

Vamos con un mito a medias. Si pensamos en la palabra selfie, nos viene a la mente la imagen de dos adolescente torciendo el morro y haciendo el signo de la victoria con los dedos. Si cambiamos la palabra selfie por autorretrato, aquello toma un sentido opuesto. Tanto que hasta asusta.

Y es que hay selfies en el mal sentido de la palabra, y selfies o autorretratos que denotan un gran trabajo. Lo importante es que lo que hagas, lo hagas con un gran sentido de la sensibilidad. A nosotros nos gusta aquello con sentido estético, lo plásticamente bonito. Los otros selfies también nos los hacemos, pero quedan en el ámbito privado.

Solo puedes hacer buenas fotos si hay buena luz

Vayamos por partes. ¿Qué entendemos con buena luz? ¿La de un día nublado es acaso mala? ¿Vale la de una bombilla tenue o no? Si hacemos un simplismo, la buena luz es aquella que te permite conseguir un buen resultado, independientemente de su fuente. Tenemos claro que la del flash no es buena para casi nada, pero la de una bombilla puede valer si quieres darle cierto sentido a mi foto.

Claro que nos encanta la luz natural, siempre es la aconsejable y la apetecible. Ahora bien, no te cierres a otras fuentes de luz que te darán muchas alegrías si las manejas bien. Repasa todo lo que puedas sobre la luz en este artículo.

Hasta aquí los mitos que hemos encontrado más interesantes, sabemos que hay muchos más y seria muy interesante que nos dijeras cuáles son aquellos que a tu entender son los más difíciles de derribar. Mientras, seguimos preparando nuestro artículo para la semana próxima, la entrega número 40. ¡Te esperamos!