Los Mac de hoy, aunque parezca mentira, son más baratos que nunca

Los Mac de hoy, aunque parezca mentira, son más baratos que nunca

Comparados con los de hace años, los Mac de hoy son un chollo

Compartir

Cuando Apple presenta nuevos Mac y menciona su precio la reacción de los usuarios siempre suele ser la misma: ¡qué caro! Estamos acostumbrados a que los equipos de la compañía sean bastante más caros que los de la competencia. Incluso si los componentes internos suelen ser similares y esa diferencia no parece estar justificada.

Como referencia tomaremos los iPhone de 2017 y los de este 2018. No se puede obviar que los smartphones de este año son más caros. El iPhone XS Max de 512 GB está por 1.659 euros. Un precio que se está acercando a la todavía más peligrosa barrera de los 2.000 euros. Pero volviendo a los Mac, en realidad, no son más caros que hace unos años.

No, los Mac de ahora no son más caros que antes

Echemos la vista atrás, hace unos años cuando Apple no era, ni por asomo, una de las empresas más importantes del mundo (ni tan influyentes). Jef Raskin propuso el Macintosh en el año 1979. Una de sus características era su precio: 500 dólares (alrededor de 1.600 dólares de los de ahora). Bastantes años más tarde, en el año 2005, Apple presentó otro ordenador en el mercado: el Mac mini. Este también costaba unos 499 dólares pero, a diferencia del Macintosh original, este no incluía ni monitor, teclado o ratón.

Sin embargo, a ese Macintosh se le fueron añadiendo más características hasta convertirse en lo que Raskin llamó Apple V. Él pensaba que el precio todavía estaría por debajo de los 1.000 dólares. No obstante, no fue así, y los medios auguraron que una máquina de esas prestaciones costaría unos 1.500 dólares de la época, lo que lo convertía en un dispositivo al alcance de muy pocos.

El Mac original se puso a la venta en el año 1984 por 2.495 dólares, lo que equivale a 6.073 dólares de los de hoy. En 2018, y con ese dinero, se podrían comprar dos Mac Pro y todavía sobraría algo. O un iMac Pro junto con un iPad Pro de 12.9 pulgadas.

Ese Mac original es también conocido comúnmente como Mac 128, en parte para diferenciarlos de otros modelos posteriores. El fracaso del equipo estuvo fuertemente ligado con la cantidad de RAM de la que disponía: 128k (de ahí su nombre). No obstante, el concepto de ese Mac fue un éxito. Después del 512, 512e y el Mac Plus, Apple lanzó el Macintosh SE. Seguía manteniendo el diseño del anterior pero era bastante más potente.

Pero ese Macintosh SE, aunque más potente, también era mucho más caro. La versión de entrada con dos unidades de disquetes (y sin teclado, que se adquiría por separado), se comercializaba por 2.898 dólares, que serían unos 6.541 dólares de los de 2018. Unos años más tarde, en 1989, Apple lanzó otro modelo llamado Mac SE/30, cuyo precio empezaba en 4.369 dólares. Actualmente, ese ordenador costaría 8.910 dólares.

Los portátiles tampoco eran más baratos

En el año 1991, Apple presentó el PowerBook. Su diseño se ha mantenido como referencia hasta la actualidad tanto en los portátiles de Apple como en los de la competencia. Se hicieron tres modelos diferentes: el PowerBook 100 que era más pequeño y, por ende, del que se esperaban mayores ventas; el PowerBook 140, que era el punto intermedio; y el PowerBook 170, el más impresionante de todos.

A pesar de ser más rápido que el resto, su mayor diferencia respecto al resto era su pantalla. El 170 tenía un panel con matriz activa que se traducía en una mejor visión del texto y los gráficos. El color de la pantalla seguía siendo en blanco y negro, por si alguien se lo preguntaba.

¿El precio? 4.600 dólares de entonces que son 8.541 dólares de los de hoy. Con ese dinero se podría comprar cuatro MacBook Pro con Touch Bar, o siete MacBook Air básicos. Por lo menos el PowerBook 100 era más económico, solo costaba 2.300 dólares (4.300 dólares hoy), lo que vale un MacBook Pro de 15 pulgadas con procesador i9.

Los Mac en la actualidad

Ahora volvemos a un periodo de la Historia más reciente. Exactamente, a 2006. Apple toma el concepto del Power Mac G5 y lo renueva hasta crear el primer Mac Pro. Su coste era de 2.499 dólares, que serían unos 3.134 dólares de los de hoy.

Hasta 2013, último año en el que se renovó el equipo, recibió multitud de configuraciones y revisiones contar siempre con los últimos componentes y ofrecer el mejor rendimiento. El modelo de 2013 volvió a cambiar hasta el conocido cilindro negro (también llamado extraoficialmente como cubo de basura) que Apple sigue vendiendo por 2.999 dólares.

Los de Cupertino han confirmado que están trabajando en un nuevo Mac Pro desde cero. Por supuesto, no será un equipo barato, pero viendo el panorama tampoco será el más caro vendido por Apple.

Vía | AppleInsider