¿Emocionado por el 5G? 6 datos que te quitarán la ilusión

¿Emocionado por el 5G? 6 datos que te quitarán la ilusión

De momento, puro marketing de las operadoras y fabricantes de smartphones

Compartir

Ya pasó con el 3G. También con el 4G. Y sucederá lo mismo con el 5G. Esta tecnología mejora enormemente la anterior generación, con velocidades teóricas de bajada de hasta 10 Gbps frente a los 75 Mbps del 4G-LTE. Además, la latencia será extremadamente baja, por lo que es perfecto para el Internet de las cosas con velocidades por debajo de 1 milisegundo.

Los fabricantes de smartphones ya están utilizando el 5G como propaganda para sus próximos terminales. Se espera que los primeros modelos con esta tecnología lleguen en 2019. Sin embargo, no servirá para nada a corto-medio plazo para el usuario común. Todavía tardará algunos años en estandarizarse y que pueda ser útil. Aquí 6 datos que explican por qué el 5G es una “estafa”.

1. La revolución 5G tardará en llegar

Aunque los primeros smartphones con conectividad 5G llegarán en 2019, no será hasta mucho después que empezará a tener cierta utilidad. De momento, solo servirá como marketing para que los usuarios compren nuevos teléfonos móviles con esta tecnología.

Si tienes suerte de vivir en una gran ciudad o capital es posible que llegue antes. Pero la mayoría vive en núcleos de población más pequeños, si no rurales, y la espera puede alargarse todavía mucho más.

2. Apple no lo incluirá hasta el 2020 (por lo menos)

Muchos fabricantes y operadores de telefonía móvil ya están hablando de los beneficios del 5G y que “pronto” estará disponible. Una de las pocas que se ha mostrado reticente a hablar sobre él ha sido Apple.

La compañía es más prudente al incluir este tipo de tecnologías en sus dispositivos que el resto. Sabe que los usuarios no van a poder disfrutarlo, entonces no le ven sentido a incluirlo. Así que lo más probable es que no veamos un iPhone con esta conectividad hasta, por lo menos, 2020.

3. Puede que Apple esté fabricando su propio modem

los de Cupertino están haciendo un buen trabajo a la hora de fabricar sus propios procesadores. La serie A que montan los iPad y los iPhone son de los más potentes en el mercado. Desbancan a competidores como Snapdragon, que es el favorito en terminales Android de gama alta.

El procesador A12 Bionic de Apple es de los más potentes del mercado

A esto hay que añadir que Apple tiene planes de crear también sus propios procesadores para los equipos Mac. Esto es un gran paso adelante, ya que no dependerá más de Intel para dar vida a sus ordenadores. Pero eso no es todo. Hay rumores que apuntan a que la compañía está trabajando en su primer modem. Conociendo el historial de la manzana, seguro que vale la pena esperar y que dará mejores resultados.

4. El 5G puede ser un gran enemigo para la autonomía de la batería

Siempre que sea posible, lo mejor es tener conectado el smartphone a una red WiFi. Esto ayuda a disminuir el consumo de la batería, ya que el 4G-LTE está siempre buscando la señal óptima para una buena conexión. Además, no hay que olvidar que cuando aparecieron los primeros terminales con 4G-LTE se drenaba la batería que daba gusto.

Se desconoce si el 5G será igual de glotón que su hermano mayor, pero podría serlo. Incluso Qualcomm, uno de los propulsores de la tecnología, asegura que es muy pronto para hablar de este tipo de problemas. No se han llevado a cabo las pruebas necesarios para determinarlo.

5. El 5G no será barato

Este tipo de avances suele repercutir en el precio final del producto, por desgracia de los consumidores, para mal. Los operadores tienen que amortizar las inversiones, al igual que los fabricantes de smartphones, por lo que el valor de los dispositivos con conectividad 5G se disparará.

Hay que tener en cuenta que los terminales actuales no son compatibles con este tipo de redes, por lo que para poder disfrutarlas hay que pasar obligatoriamente por caja. Y las predicciones no son nada halagüeñas. Productores como OnePlus afirman que los móviles de próxima generación serán cientos de euros más caros.

6. El 4G-LTE ya es bastante rápido

Toda la expectación del 5G hace que nos olvidemos de una cosa: el 4G-LTE ya es bastante rápido. Actualmente, se puede acceder a las páginas web, correo electrónico y servicios de streaming como Netflix y HBO sin problemas, y a máxima calidad (dependiendo del smartphone).

Es cierto que el 4G-LTE no permite descargar una película con calidad 4K en segundos, pero a quien vamos a engañar, ¿cuánta gente hay que tenga esa necesidad? Cada vez hay conexiones de fibra óptica para hogares más rápidas que pueden hacerlo, si no en segundos, en pocos minutos.

Desde luego, el 5G será una revolución y un gran paso adelante, pero no llegará el año que viene. Ni el siguiente. Todavía quedan unos cuantos por delante para poder sacarle el máximo partido.

Vía | iDropNews