Comprar un iPad en 2019 será 3€ más caro por culpa del...

Comprar un iPad en 2019 será 3€ más caro por culpa del nuevo canon digital

El iPhone y el iPad más caros por el nuevo canon

Compartir

El Gobierno de España ha aprobado el nuevo canon digital de compensación por copia privada. ¿Qué significa esto? Que pagaremos más por cualquier dispositivo capaz de almacenar o reproducir contenidos multimedia con derechos de autor.

Este impuesto afecta directamente a dispositivos como móviles, impresoras, discos duros, tablets, grabadoras o unidades de disco. Todos estos dispositivos verán su precio aumentado a partir de los próximos días y por supuesto los dispositivos de Apple no son ajenos a esta subida.

Te puede interesar | Egipto le da dos meses a Apple para reducir sus precios

El nuevo canon encarecerá el iPhone y el iPad

El impuesto por el nuevo canon digital variará dependiendo del dispositivo. La anterior normativa dio como plazo límite el día 1 de agosto pero no ha sido hasta ahora cuando el Gobierno ha aprobado el nuevo canon digital acerca de la propiedad intelectual y su reproducción a través de los distintos medios y dispositivos.

Según se ha especificado en el BOE, la subida será de 1,10 euros en los smartphones, es decir en los iPhone, y de 3,15 euros en tablets y artículos con pantallas táctiles, como el iPad. Sin embargo estos quedan mejor parados si los comparamos con las impresoras, por ejemplo, que tendrán un canon de 4,50 o 5,25 euros dependiendo de sus especificaciones.

Como suele ser habitual en estos casos, serán los usuarios los que terminen asumiendo este impuesto extra, no creo que muchas marcas asuman este coste. En el pasado ya hemos visto como canon similares subían el precio de los iPhone y los iPad.

Además de esto, la nueva normativa también refleja los porcentajes que tienen que ir a cada uno de los titulares de los derechos de autor. En los contenidos musicales se repartirá de esta forma: un 40% para el autor, un 30% para los intérpretes y el 30% restante para los productores. En las películas, el reparto se divide de forma equitativa, un tercio para cada uno y en los libros queda fijado como un 55% para el autor y un 45% para los editores.