¿AirPods por Navidad? 4 razones por los que son el regalo perfecto

¿AirPods por Navidad? 4 razones por los que son el regalo perfecto

¿Necesitas razones? Lee estas 4.

Compartir

Llega la época navideña, momento en el cual tenemos el bolsillo algo más suelto y decidimos hacernos un regalo, o comprar algo para esa persona que estimamos. Si hablamos de productos Apple, uno de ellos y que siempre es un acierto son los auriculares AirPods. ¿A quién no le gustan? Es el artículo de Apple con mayor grado de satisfacción por parte de sus clientes, un 98 por ciento.

Y si estás pensando en buscar unos, pero sea por la razón que sea no terminas de convencerte, te damos 4 estupendas razones basadas en la experiencia personal. Los uso desde hace mas de un año y soy de ese altísimo porcentaje que los valora de manera muy positiva. ¿Quieres sabes cuáles son esas razones? Pues vamos allá.

Te puede interesar | AirPods falsos vs AirPods verdaderos, ¿merecen la pena?

Las 4 razones fundamentales para regalar los AirPods por Navidad

Concepto y diseño

En un principio fueron criticadísimos. La posibilidad de perder alguno de ellos parecía muy elevada, y hablando del precio que tienen, esto pude ser un handicap. Sin embargo su diseño no puede ser más acertado. Sientan bien en cualquier tipo de oreja, no se mueven nada, da igual si sales a correr con ellos: no se caen.

En cuanto a diseño solamente hay que ver la cantidad de imitadores que han tenido, son un concepto diferente que rápidamente ha sido adoptados por fabricantes más económicos. Ya se sabe que Apple está siempre en el punto de mira, y este caso no ha sido una excepción.

Mención aparte merece la caja, es tan cómoda que cabe en cualquier bolsillo sin hacer bulto, muy ligera y está siempre lista para albergar tu pareja de auriculares. Quizás sea uno de sus puntos fuertes, su caja es el envase perfecto que te acompañará siempre, ergonómica y bien diseñada.

Calidad de sonido

Los AirPods pueden parecer caros, de hecho me costaron 179 euros, pero doy por bueno cada céntimo gastado. Noté bastante diferencia entre los Ear Pods anteriores y estos. Los bajos son contundentes, los medios están presentes pero sin abusar demasiado, y los agudos son claros y nítidos. De potencia no se quedan cortos y dan una respuesta adecuada bajo cualquier circunstancia.

Afortunadamente ahora son algo más económicos, se intuye que pronto podría presentarse la segunda generación, pero si tu problema es pensar que vas a pagar de más, quítatelo de la cabeza. Suenan muy bien para ser unos auriculares tipo ear in.

Autonomía

No sé cada cuanto tiempo pongo a cargarlos, la verdad es que quizás una vez cada dos semanas. Tan sencillo como conectar el cable Lightning a la base de la misma y dejarlo. Con unos minutos tienes autonomía para bastante tiempo, y la velocidad de carga es elevada. Vamos, que si los necesitas y ves que están descarados, con solo 5 minutos tendrás para una hora de reproducción. Es uno de os puntales si hacemos comparaciones con otras marcas.

Además, el trabajo que desempeñaron en Cupertino para desarrollar una minúscula batería con tanta autonomía fue algo casi hercúleo. Y el resultado está a la vista, tus AirPods siempre estarán listos para no dejarte con en mal lugar.

Emparejamiento

Una vez que los enlazas a tus dispositivos, el proceso no puede ser más simple y cómodo: solo sácalos de su caja, colócatelos y comienza a disfrutar. Este factor de la comodidad es indispensable, no hay nada mejor que no tener que marearse a la hora de enlazarlos. En el tiempo que tardo en bajar los dos pisos de casa a la calle, ya me da tiempo a tenerlos listos y comienzo a escuchar mis temas favoritos.

Está claro que los AirPods están pensados para persona que quieran que lo fácil sea siempre así, ¿acaso hay algo mejor que esto? La sencillez y comodidad son la clave.

¿Estas razones son suficientes?

Bajo mi punto de visto sí que lo son, si bien podríamos añadir uno más: todo lo que hace Apple lo hace muy bien, los AirPods costaron en llegar, pero a su aterrizaje en las tiendas siguió una altísima demanda y no es fruto de la casualidad. Si desgraciadamente perdiera o me robasen mis AirPods lo tendría muy claro, volvería a comprarlos. Nada que me haga más compañía cuando salgo a la calle que ellos. Pienso que en su segmento no hay nada mejor. Otro asunto sería buscar unos auriculares tipo diadema, pero los AirPods juegan en una liga distinta.

Aunque si no te hemos terminado de convencer, siempre puedes probar con estas alternativas y que no están nada mal tampoco.