Estas son las 10 peores contraseñas de 2018, ¿usas alguna de ellas?

Estas son las 10 peores contraseñas de 2018, ¿usas alguna de ellas?

Lo mejor es utilizar un gestor de contraseñas para evitar estos errores

Compartir

El 2018 está a punto de acabar y eso significa una cosa: el listado de las peores contraseñas del año. Se ha convertido casi en una tradición navideña que SplashData publique las palabras clave más predecibles e inútiles utilizadas por los usuarios.

La gente parece no aprender la lección. En las primeras posiciones siguen repitiendo puesto las malas contraseñas de siempre. Las que incluso un niño pequeño podría descifrar sin apenas esfuerzo. Sí, lo has adivinado: “123456” es, de nuevo, la primera. Es el quinto año consecutivo que logra llevarse el primer premio. La segunda en el podio es “password”, otra muy habitual en el ranking. El bronce se lo lleva otra combinación numérica poco original: “123456789”. El cuarto y quinto lugar está ocupado por “12345678” y “12345” respectivamente. El resto de contraseñas no es mucho mejor.

Los usuarios no aprenden de sus errores y siguen utilizando malas contraseñas

Para el que no lo sepa, SplashData es el desarrollador tras el software gestor de contraseñas SplashID. Desde hace un tiempo, justo antes de que finalice el año, publica una lista con las peores contraseñas utilizadas por sus usuarios. Aunque es gracioso verla, no deja de ser una gran temeridad utilizar palabras clave tan simples. Y más teniendo en cuenta que lo hacen millones de personas.

Aquí está el listado completo con las 10 peores contraseñas:

  • 123456
  • password
  • 123456789
  • 12345678
  • 12345
  • 111111
  • 1234567
  • sunshine
  • qwerty
  • iloveyou

La lista completa recoge 100 contraseñas. Otros ejemplos que podemos encontrar son “soccer” en el puesto 97, “hockey” en el 89 y “donald” en el 23.

Recomendamos a los usuarios crear contraseñas fuertes que contengan mayúsculas, minúsculas y caracteres especiales como exclamaciones y barras, además de ser lo más larga posible. Si eres de las personas a las que les cuesta recordarlas, la solución pasa por utilizar un gestor de contraseñas. Y si no, siempre queda la posibilidad de utilizar el llavero de Safari y sus sugerencias.

Vía | iPhoneHacks