5 cosas que no debes hacerle nunca a tu Apple Watch

5 cosas que no debes hacerle nunca a tu Apple Watch

Nunca debe limpiarse con productos abrasivos o jabón

Compartir

El Apple Watch es un producto estupendo que nos acompaña a lo largo de todo el día. Es por eso que, a veces, olvidamos que lo llevamos con nosotros y no lo cuidamos lo suficiente. Es un dispositivo bastante delicado, sobre todo su pantalla, que puede estropearse a la mínima de cambio. Y un Apple Watch con pantalla rota no gusta a nadie.

Hay algunas cosas que debes tener en cuenta para mantener tu reloj inteligente en buenas condiciones. Ya no solo físicamente, si no también respecto a nuestra información personal y privada. Estas son 5 cosas que no debes hacerle nunca a tu Apple Watch.

1. No utilices correas baratas

Seamos claros: las correas de Apple son caras. Las más económicas las podemos encontrar por unos 60 euros, que son las deportivas de goma y las Loop. Por eso, cuando queremos una nueva, buscamos alternativas lo más asequibles posible.

Portales como Amazon o Aliexpress venden correas para Apple Watch muy baratas. Por unos 10 euros podemos tener, sin exagerar, tres diferentes. A cambio, la calidad suele ser bastante mala, incluso es posible que provoquen reacciones alérgicas. En el peor de los casos, puede romperse y que el reloj bese el asfalto.

Lo mejor es asegurarnos de que estén fabricadas con buenos materiales y leer las opiniones de los usuarios para hacernos una idea del producto. Es por tu salud (y la de tu Watch).

2. Ajústalo bien a tu muñeca

Como con cualquier otro accesorio de muñeca, debes ajustar el Apple Watch para que esté bien sujeto pero sin que provoque molestias. Esto no es solo por tu comodidad, si no también por el buen funcionamiento del dispositivo.

Si el Apple Watch está muy suelto, no podrá realizar las lecturas del ritmo cardiaco correctamente, arrojando resultados erróneos. Además, impedirá que tu piel transpire con normalidad, lo que podría provocar algún problema.

3. No dejes que se caliente

En la mayoría de los casos, dejar el Apple Watch demasiado tiempo en el cargador no debería ser un problema. Al igual que el resto de productos de la compañía, están diseñados para evitar sobrecalentamientos. Pero no hay que olvidar que sigue conteniendo en su interior una batería de ion-litio, por lo que hay que tomar algunas precauciones.

Si eres de los que lo carga por la noche puedes seguir haciéndolo, pero no lo dejes mucho más tiempo. Además, debes asegurarte de que mientras se carga no coge mucha temperatura. Por eso, no lo cargues cerca de una ventana en la que la luz del sol puede darle directamente. Por último, comprueba que los cargadores sean de calidad, sobre todo si tienes alguno que no es oficial.

Es muy importante seguir estos consejos, porque así nos aseguraremos de que la vida útil de la batería sea lo más larga posible.

4. Límpialo con cuidado, sin tonterías

Limpiar los productos electrónicos es casi un arte. Hay que saber qué tipo de productos y elementos son compatibles con ellos para no provocar daños. El Apple Watch no es una excepción. Al ser un dispositivo que está en contacto permanente con nuestra piel debe estar lo más cuidado posible.

Aunque desde el Series 2 son resistentes al agua, es imprescindible que estén secos mientras no lo utilizamos en la piscina o practicando deportes acuáticos. Esto se aplica tanto al reloj como a sus correas.

Respecto a productos, lo mejor es siempre utilizar un poco de agua con paños de microfibra para no dejar restos ni producir arañazos. Quedan terminantemente prohibidos los productos abrasivos o el jabón. El contacto de estos con los componentes eléctricos resultaría en una catástrofe.

5. Nunca desactives la contraseña

El Apple Watch es un ordenador en miniatura, y como ordenador que es debe estar siempre protegido por una contraseña. Es uno de los mandamientos principales de los productos electrónicos.

En el reloj almacenamos información delicada como correos electrónicos, contactos, mensajes de texto y datos sobre nuestra salud. Aunque solemos llevarlo siempre encima, hay veces que no. No nos gustaría que alguien pudiera acceder a ellos y hacer el mal o venderlos al mejor postor.

Incluso en los iPhone y iPad con Touch ID o Face ID la contraseña debe estar siempre activada. Si algo hemos aprendido es que ningún sistema de seguridad es 100% infalible.

Siguiendo estos consejos, mantendrás tu Apple Watch siempre seguro y a salvo de daños físicos y digitales.

Vía | iDropNews