Esta máscara engaña al reconocimiento facial de todos los smartphones menos al...

Esta máscara engaña al reconocimiento facial de todos los smartphones menos al del iPhone

Face ID es el sistema más seguro

Compartir

Cuando Apple presentó Face ID quizás la gran mayoría de usuarios no le dio la importancia que merecía. No se trataba de un reconocimiento facial tradicional que se puede engañar fácilmente, Face ID es un complejo sistema de reconocimiento biométrico.

La propia Apple se encargó de asegurar que ni las complejas máscaras en 3D podían engañar a su sistema, y tenía razón. Un periodista ha querido comprobar la seguridad de los sistemas de reconocimiento facial y el único al que no consigue engañar es al iPhone.

Te puede interesar | Google patenta su propio Face ID, pero llegará dos años tarde

Face ID es el sistema más seguro

El periodista Thomas Brewster de Forbes ha querido comprobar en primera persona la seguridad de los sistemas de reconocimiento facial de varios dispositivos. Para ello acudió a una empresa británica llamada Backface, que es experta en crear modelos en 3D de tu cara gracias a la fotografía tridimensional.

En la prueba tenemos un LG G7 ThinQ, un iPhone X, un Samsung Galaxy S9, un Samsung Galaxy Note 8 y un OnePlus 6. Todos cuentan con un sistema de reconocimiento facial creado y publicitado por las compañías como sistema de identificación.

Las pruebas se han realizado con varios niveles de luz pero lo que ha quedado bastante claro es que la tecnología de todos estos dispositivos Android no está a la altura del iPhone X, ni tampoco a la del iPhone XS por supuesto.

En condiciones de luz normales, el Samsung Galaxy S9, el Samsung Galaxy Note 8 y el OnePlus 6 caen en la trampa de la máscara. El LG G7 ThinQ se comporta mejor pero al final también termina desbloqueándose con la máscara.

El único dispositivo al que no consigue acceder es al iPhone X y todo tiene que ver con la tecnología que hay detrás de Face ID. Apple no mentía con Face ID, se trata de un sistema extremadamente seguro.

Vía | Forbes