5 razones por las que tu iPhone necesita un protector de pantalla

5 razones por las que tu iPhone necesita un protector de pantalla

En el mercado hay muchas opciones diferentes para proteger la pantalla del iPhone

Compartir

Existen tecnologías como Corning Gorilla Glass que protegen las pantallas de nuestros dispositivos móviles frente arañazos y golpes. Sin embargo, no son infalibles, y el menor descuido puede ponerlas en jaque. Por eso no está de más usar un poco más de ayuda, esta vez en forma de protector de pantalla.

Existe un debate sobre si los protectores de pantalla son necesarios o es un añadido sin sentido. Independientemente de que lo utilices o no, te vamos a dar 5 razones por las que es imprescindible que pongas uno a tu iPhone.

Las llaves y monedas son tu peor enemigo

Las pantallas de los actuales smartphones son lo suficientemente resistentes como para soportar arañazos. Cada año son mejores, pero todavía no son irrompibles. Muchos materiales no provocarán daños a los paneles, pero hay excepciones. Por ejemplo, las llaves, monedas y otros objetos metálicos pueden generar grietas en el cristal. Incluso la arena, por increíble que parezca, es conocida por provocar daños de este tipo.

Si sueles llevar el móvil junto estos ítems lo mejor es usar un protector de pantalla. El cristal te lo agradecerá.

Menos huellas

Es común que todos los smartphones —iPhone incluido— tengan una capa de protección oleofóbica. Esta capa ayuda a que las manchas y huellas depositadas por la grasilla de nuestros dedos, manos y mejillas sean menos frecuentes.

No obstante, las capas oleofóbicas no son para siempre. Con el uso del dispositivo se van degradando hasta desaparecer. Como consecuencia, las marcas serán más evidentes. Un protector de pantalla actuará como una segunda capa, preservando la del smartphone.

Limpiar la pantalla puede derivar en problemas

Es normal que limpiemos la pantalla de nuestro iPhone con frecuencia. Lo utilizamos todos los días y la suciedad está al acecho. Sin embargo, si no se limpia con cuidado, el remedio puede ser peor que la enfermedad. En iPadizate te contamos cuál es la mejor manera de limpiarlo sin peligro.

Apple recomienda no utilizar productos químicos o abrasivos, ya que lo más seguro es que dañen la pantalla del dispositivo. Por eso lo mejor es utilizar un protector de pantalla. Si cometemos alguna imprudencia, la segunda capa es la afectada, y no la propia pantalla.

Las reparaciones de pantalla no son baratas

Hay dos tipos de personas: las que pueden usar un smartphone con la pantalla rota y los que no. Si no quieres que aparezca una bonita grieta en el cristal de tu iPhone lo mejor es que adoptes medidas preventivas antes de que sea demasiado tarde. El coste de una reparación de este tipo es variado, entre 129 a 329 dólares dependiendo del modelo de terminal que tengas.

Por Internet hay algunos tutoriales caseros para solucionar los arañazos, pero lo mejor es huir de ellos. Pueden causar todavía más problemas. Con un protector de pantalla te ahorrarás tener que pasar por chapa y pintura. Si el smartphone recibe algún daño lo más seguro es que afecte antes al protector que a la propia pantalla.

Se venderá mejor

El mercado de compra-venta de dispositivos de segunda mano está al alza. El iPhone es de los pocos que sigue teniendo un valor alto pasados algunos meses. Pero debe estar cuidado, ya que de lo contrario el precio disminuirá considerablemente.

Los arañazos en la pantalla no son agradables, y poca gente querrá un iPhone de segunda mano con marcas. Un protector de pantalla mantendrá a salvo su valor, que es lo ideal si se quiere vender para adquirir otro.

Bonus: ¿qué protector comprar?

Si después de leer estas razones te has decidido a utilizar un protector de pantalla te puedes estar preguntando que cuál es el mejor. En el mercado hay distintas opciones, al igual que precios. Solo necesitas dar un paseo por Amazon o Aliexpress para hacerte un lío.

Los más extendidos son los protectores de pantalla de cristal templado. Vienen en diferentes grados de dureza, pero hay que tener cuidado con esto, ya que algunos vendedores lo utilizan como marketing para vender más y luego los resultados no son los esperados.

También están los protectores líquidos, que se están poniendo muy de moda. Suelen durar un año, y su funcionamiento es muy sencillo: se aplica un líquido en la pantalla y se deja secar durante varias horas. No añade grosor y se tiene la misma sensación que si se tocara la pantalla directamente. Hay que comentar que son un poco más caros.

Por último, están los protectores de resina. Son compatibles con cualquier smartphone, ya que el material permite adaptarlo según las necesidades.

Vía | iDropNews