Estas 7 cosas extraen más datos personales de los que piensas

Estas 7 cosas extraen más datos personales de los que piensas

Todo en nuestro smartphone puede revelar información personal a terceros

Compartir

La privacidad es un lujo que no nos podemos permitir en la era de los smartphones. Las aplicaciones de nuestro teléfono móvil piden acceso a todo tipo de información para funcionar. Incluso las que pueden parecernos más inofensivas quieren ver nuestro historial de llamadas o acceder al micrófono. Uno de los servicios más demandados por ellas es el de la localización.

La localización permite saber dónde estás en todo momento. Las redes sociales la utilizan para etiquetar fotografías en el punto exacto en el que fueron tomadas. Después de saber esto no es para extrañarnos si venden nuestra ubicación a terceras empresas.

Sin embargo, la localización no es la única manera en que los anunciantes y otros pueden rastrearnos para ofrecer ofertas. Estas son 7 maneras más de cómo nuestros datos personales pueden ser extraídos.

7. Solo por usar tu smartphone

Aunque desactivemos la localización de nuestras aplicaciones, todavía podemos ser rastreados. Solo por el hecho de tener un smartphone las compañías pueden saberlo todo de nosotros.

Empresas como Google, que desarrolla el sistema operativo Android y los Pixel, es conocida por recolectar información y luego compartirla con anunciantes. Incluso Apple, que aunque no es tan descarada en este aspecto, asegura que todavía puede compartir con algunos socios.

6. Por usar un navegador web

Muchas herramientas online utilizan los navegadores web para espiar a los usuarios. Eso incluye a las cookies y los complementos de las redes sociales, los que permiten compartir contenido. Estos últimos pueden recolectar información aunque no tengamos cuenta en la plataforma.

Aunque los anteriores elementos pueden ser más o menos controlables, no pasa lo mismo con “la huella dactilar”. Algunos servicios crean una especie de marca única en tu dispositivo que pasa desapercibida para los usuarios y que no se puede eliminar. Así que lo mejor es hacernos a la idea de que nos están espiando.

5. Los metadatos de tus fotografías

Cuando tomamos una fotografía el dispositivo inserta unos datos en ella como, por ejemplo, dónde fue realizada. Esto puede revelar nuestra posición exacta si no tenemos cuidado.

Muchas páginas web los disimulan o anonimizan. Sin embargo, para alguien con unos conocimientos mínimos en el campo pueden sacarlos y localizarnos. Es por eso que lo mejor es no tomar fotografías cerca de nuestra casa, centro de estudio o sitio de trabajo.

4. Usar redes Wi-Fi públicas

Parece que casi por ley un establecimiento público debe tener conexión a Internet. Son las conocidas como redes Wi-Fi públicas, muy populares en cafeterías, centros comerciales y aeropuertos. Pueden sernos de mucha ayuda en un momento determinado, pero no debería ser la opción por defecto.

Muchas de estas redes Wi-Fi, aparte de ser fácilmente explotables por hackers, pueden vender nuestros datos a los anunciantes. Esta es la razón de que sean gratuitas. Por supuesto, no afecta a todas estas redes, pero sí a muchas, y es un dato a tener en cuenta.

3. Usar asistentes de voz

Desde que Google y Amazon llegaron con sus asistentes Home y Echo respectivamente, estos servicios se han vuelto muy populares. Permiten controlar dispositivos inteligentes del hogar, así como contestar preguntas. No obstante, sobre si son totalmente fiables o piden algo a cambio es todavía un debate abierto.

Samsung comparte algunos datos a terceros para acciones como “hablar para transcribir”. Alexa de Amazon graba las interacciones de los usuarios. Parece ser que Siri de Apple es la más honesta en este sentido.

2. Por iniciar sesión en páginas web

Una de las prácticas más comunes para la mayoría de páginas web es situar al usuario dependiendo desde dónde ha iniciado sesión. En teoría, este servicio debería ayudar a reducir los accesos no autorizados.

Pero este método también puede delatar nuestra localización exacta. Aunque no especifiquemos en los perfiles de redes sociales nuestro lugar de residencia, iniciando sesión puede ubicarnos fácilmente. La única manera de solucionar esto es mediante un VPN.

1. Aplicaciones deportivas

Si eres un amante del deporte conocerás aplicaciones del estilo de Strava o Fitbit. Son geniales para llevar un registro de nuestros entrenamientos. Sin embargo, también pueden rastrear nuestra localización.

Esto puede ser preocupante si siempre solemos entrenar en un mismo sitio o realizar un mismo recorrido. Los anunciantes pueden hacerse una imagen de nosotros por nuestras marcas y horas a las que hacemos deporte. Si te preocupas por tu privacidad, la única manera de solucionarlo es usando una red virtual privada (VPN).

Vía | iDropNews