Ya ha explotado el primer iPhone XS Max en el bolsillo de...

Ya ha explotado el primer iPhone XS Max en el bolsillo de su dueño

La víctima está muy descontenta con la incapacidad de Apple para darle una solución satisfactoria

Compartir

En los últimos años hemos podido ver varios testimonios de smartphones que explotan. El caso más recordado es el del Galaxy Note 7, el phablet de Samsung. Este teléfono móvil tuvo que ser retirado del mercado tras conocerse un fallo en su diseño que hacía que el dispositivo acabase estallando. Incluso algunas compañías aéreas prohibieron que los pasajeros lo montasen al avión para evitar incidentes.

Pero el smartphone de Samsung no ha sido el único en protagonizar estas historias. Algunos iPhone de Apple también han sufrido el mismo destino que el de su rival más directo. Se rumoreó con que la competencia pudo estar pagando a gente para que dijera que sus terminales se incendiaron de repente. Y es posible. Pero hay algunos casos demostrados. Aunque hacía tiempo que no aparecía un caso de este tipo —aparte del de los AirPods—, parece las explosiones están de vuelta.

El desafortunado” en volver a poner en el candelero los iPhone en llamas es un hombre de Columbus, Ohio. Josh Hillard poseía un iPhone XS Max desde hacía menos de un mes, pero eso no impedió para que explotara estando en el bolsillo del pantalón el 12 de diciembre. Hillard empezó a notar un extraño olor que procedía del bolsillo trasero del pantalón instantes antes de sentir una oleada de calor que quemó su pierna.

Hillard asegura que ya ha contactado con Apple por este problema, y que la compañía le ha ofertado una unidad de reemplazo. Sin embargo, el afectado no parece contento con la solución, ya que asegura que está barajando sus posibilidades para emprender acciones legales.

Desde el momento en que noté el fuego y empecé a quitarme los pantalones y a sacar el móvil del bolsillo inhalé mucho humo

La misma tarde del incidente, Hillard se acercó a la Apple Store más cercana con el dispositivo chamuscado y contó el problema a los trabajadores. No obstante, está muy decepcionado con la incapacidad de darle una solución por las prendas de ropa echadas a perder y tener que esperar para un nuevo teléfono móvil.

Debido a que el teléfono estaba prácticamente nuevo (tres semanas de uso) es muy improbable que la batería se hubiera degradado hasta el punto de causar un problema. O puede que ya viniese defectuosa de fábrica.

Vía | 9to5Mac