Nuevo iPad Pro de 3ª generación: análisis tras un mes de uso

Nuevo iPad Pro de 3ª generación: análisis tras un mes de uso

Compartir

A finales del año 2018, Apple presentó y lanzó al mercado un nuevo iPad Pro de tercera generación con un diseño absolutamente espectacular; sin botón de inicio, con los biseles reducidos y con toda clase de novedades a nivel de hardware; reconocimiento facial Face ID, chip A12X Bionic, puerto USB-C, pantalla Liquid Retina y mucho más.

En este artículo analizaremos en profundidad todos y cada uno de los aspectos del iPad Pro de tercera generación después de haber estado usándolo durante más de un mes. Desvelaremos todas las características, las funciones ocultas, las ventajas y, por supuesto, los puntos débiles de la versión de 12,9 pulgadas del iPad Pro de última generación.

Te puede interesar | ¿Por qué el nuevo iPad Pro de 2018 es la mejor tablet del mundo?

Análisis del iPad Pro de 2018

Diseño

Comenzaremos hablando de uno de los puntos más polémicos del diseño del iPad Pro de tercera generación: la protuberancia de su cámara trasera. Si bien estéticamente es horrible, cabe destacar que a nivel de usabilidad no es ni incómodo, ni hace que la tablet se tambalee en superficies lisas, ni nada por el estilo.

Seguimos con sus biseles planos, fueron muchos los rumores que nos anticiparon que la compañía de la manzana mordida optaría por incorporar unos bordes planos en su nueva tablet. Esta decisión fue llevada a cabo debido a la adición de la compatibilidad con el Apple Pencil de segunda generación. Y es que el Apple Pencil se puede acoplar magnéticamente a sus bordes para cargar su batería de forma inalámbrica.

He de reconocer que en un principio pensaba que resultaría algo incómodo sujetar una tablet de tales dimensiones (y con los biseles tan estrechos) teniendo los bordes planos. Pero nada más lejos de la realidad, es súper cómodo y no produce daño alguno en las manos tras un uso continuo.

Por otro lado, la apariencia general del iPad Pro es una auténtica pasada, es sencillamente espectacular. Aunque la verdad es que es un poco difícil diferenciar cuál es la posición vertical correcta del terminal, especialmente en condiciones de poca iluminación, pero es un pequeño detalle sin importancia.

La gigantesca pantalla Liquid Retina del iPad Pro de 12,9 pulgadas es ideal para ver nuestras series favoritas de Netflix, junto con los cuatro altavoces estéreo situados en cada una de las esquinas, son la combinación perfecta para consumo de contenidos audiovisuales. Me prometí a mí mismo que se trataría de un análisis cercano, sin especificaciones ni palabras técnicas, ¡pero es que estamos hablando de una resolución de 2.732 x 2.048 píxeles en un mínimo tamaño posible! ¿Qué más decir? A tumbarse, sostener la tablet y disfrutar.

Pero antes de terminar de hablar de su diseño, hemos notado un pequeño detalle en la pantalla del iPad Pro de tercera generación. Un pequeño detalle, a priori, sin importancia. Pero puede resultar molesto para algunos usuarios. Su pantalla Liquid Retina hace que las huellas sobre la misma sean demasiado visibles. Con el brillo al mínimo apenas se notan, pero al máximo son excesivamente apreciables. Desconozco si este problema también estaba presente en el iPad Pro de segunda generación, pero puedo decir que la pantalla del iPad Air 2 era mejor en este aspecto. ¿La solución? Siempre tener las manos bien lavadas antes de usar la tablet y llevar una buena limpieza de la pantalla con un paño de microfibras lo más fino posible para no dañar la pantalla con el paso del tiempo.

¡Y una cosa más! Apple ha recibido muchas críticas en relación al #BendGate2. Es decir, algunos usuarios han reportado que el iPad Pro de tercera generación se dobla con relativa facilidad. Nosotros, tras un mes de uso, no hemos notado ningún cambio en este sentido. Y eso que hemos analizado minuciosamente sus formas desde todas las perspectiva. Aunque también es cierto que desde iPadizate cuidamos nuestro iPad como si fuera un auténtico tesoro, ¡como no podía ser de otra forma! Así que, sí, es posible que la tablet se doble si la presionas con demasiada fuerza reiteradamente mientras la usas. Es uno de los inconvenientes de ser el iPad más fino de la historia.

Hardware

Lo primero que nos viene a la cabeza al hablar de hardware del iPad Pro, dejando a un lado su bestial potencia y rendimiento, es la gran calidad de sonido de sus cuatro altavoces. Aún con mucho ruido de fondo en el entorno inmediato, la calidad de su audio es brutal. Y no solo eso, sino que además la vibración de las frecuencias de los altavoces da la sensación de contar con una auténtica bestia entre nuestras manos (y añade un plus de emoción a Ready Player One).

¿Y qué hay del reconocimiento facial de los sensores de la cámara frontal? ¿Es tan avanzado Face ID en comparación con un smartphone? Bien, solo por el hecho de poder desbloquear la tablet desde cualquier posición y perspectiva del ángulo de la cámara ya es un gran adelanto, pero es que además es súper rápido. Y mira que era reticente con el adiós definitivo de Touch ID… Eso sí, hay que decir que se echa de menos Touch ID en algunas situaciones, por ejemplo cuando el iPad Pro está sobre la mesita del salón y nuestro rostro no alcanza a mostrarse en la cámara para usar Face ID.

Otro de los puntos fuertes del iPad Pro de tercera generación es su puerto USB-C. Lo hemos usado con una cámara digital y funciona a la perfección. Y esto es solo un atisbo de lo que Apple nos ofrecerá en un futuro con respecto a accesorios de terceros, porque actualmente el puerto USB-C está un tanto capado, limitado, debido al ecosistema tan cerrado de la compañía.

Te puede interesar | iPad Pro de 2018: Precio oficial de los dos nuevos modelos de la tablet next-gen

Software

La excelente armonía entre software y hardware es, sin duda, uno de los puntos fuertes del iPad Pro de tercera generación. Emplear las funciones de la multitarea de iOS 12 en una tablet de este tamaño es una pasada. Del mismo sucede con la reproducción de vídeo, la reproducción de audio, el diseño de ilustraciones, la navegación web, la lectura de libros, las aplicaciones de productividad y, los Animojis, los Memojis, y por supuesto, los juegos. ¡Aunque todavía no le hemos dado mucha caña al Alto’s Odyssey!

Podría parecer una tontería, pero la decisión de Apple de implementar unas esquinas redondeadas en la pantalla del dispositivo ha sido todo un acierto. Estas esquinas redondeadas le dan un aire premium a la experiencia de usuario en cualquier aspecto del sistema operativo móvil.

A nivel de software, existe un problema bastante serio a la hora de utilizar el teclado. Y es que tanto en el iPad Pro de 12,9 pulgadas como en el iPad Pro de 11 pulgadas no es posible dividir el teclado virtual en dos secciones para facilitar la escritura. Desconocemos por qué Apple ha limitado esta funcionalidad, pero podría tener que ver con potenciar las ventas de su teclado Smart Keyboard Folio.

En resumen…

Estas son algunas de las ventajas e inconvenientes más destacables del iPad Pro de tercera generación.

Ventajas:

  • La tablet más potente del mercado.
  • Un diseño visualmente inmejorable.
  • Tamaño perfecto, fino, ligero y liviano.
  • Un reconocimiento facial muy avanzado.
  • Un sonido estéreo de alta calidad.
  • Aprovecha todas las características de iOS 12

Desventajas:

  • Un precio muy elevado.
  • La visibilidad de las huellas en su pantalla.
  • Los biseles reducidos son demasiado estrechos.
  • La limitada versatilidad de su puerto USB-C.
  • Imposibilidad de dividir el teclado virtual de iOS 12.
  • Se echa de menos la funcionalidad Touch ID en algunas ocasiones.