¿Tiene sentido comprar un iPhone X en 2019?

¿Tiene sentido comprar un iPhone X en 2019?

Compartir

El 12 de septiembre de 2017 Apple presentó el smartphone del décimo aniversario desde que fabrica teléfonos móviles inteligentes: el iPhone X. Este dispositivo no estuvo exento de expectación los meses previos de su salida al mundo por su supuesto gran rediseño. Y vaya si lo fue. Los de Cupertino eliminaron uno de los elementos más característicos del terminal, el botón de inicio físico, además de reducir los bordes al máximo e implementar el archiconocido notch que tantos fabricantes han decidido copiar en sus creaciones.

Ha pasado cerca de un año y tres meses desde ese momento histórico en el Steve Jobs Theatre. Un periodo de tiempo en el que el nuevo smartphone de Apple ha estado en el punto de mira. Además del notch, el otro punto diferenciador del iPhone X que menos gustó a los consumidores fue su precio. Por primera vez se superaba la barrera de los 1.000 euros en el modelo base de un terminal de la manzana mordida. Pero los días han pasado, y en este tiempo ha aparecido un sucesor para el teléfono móvil del décimo aniversario, el iPhone XS. Este último es incluso más caro que su predecesor en algunas configuraciones.

Con la entrada del 2019, muchas personas estarán deseando empezar el año con buen pie cambiando de móvil, pero no están dispuestos a gastarse el dineral que cuesta lo último de Apple. Puede que estén pensando si el iPhone X es una buena compra teniendo en cuenta que ya lleva cierto tiempo en el mercado. Vamos a barajar los pros y los contras de adquirir este modelo a estas alturas de la película.

Rendimiento

Empecemos por valorar el rendimiento del iPhone X. A día de hoy sigue siendo una bestia en su desempeño en el día a día, valga la redundancia. Si un iPhone 6 continúa siendo un dispositivo muy capaz en la mayoría de tareas que se le echen encima, ¿cómo no iba a poder el X? Puede correr todas las aplicaciones disponibles en la App Store sin despeinarse, ya sean juegos o herramientas de retoque fotográfico.

Esto es gracias al procesador Apple A11 Bionic, también disponible en los iPhone 8 y 8 Plus. Dispone de dos núcleos de alto rendimiento que son un 25% más rápidos que el anterior, el Apple A10, pero también cuenta con cuatro núcleos más de bajo consumo de energía que prometen un 70% más de rendimiento y eficiencia que la generación anterior.

Probablemente nunca utilices toda la potencia que puede ofrecer el procesador Apple A11 Bionic, pero si tu intención es que el móvil te dure un par de años, lo tienes asegurado.

Cámara

El apartado fotgráfico es uno en el que más se fijan los usuarios. En la era de las redes sociales como Instagram y sus historias efímeras es muy importante tener una buena cámara para inmortalizarlo todo. Y el iPhone X cumple con creces.

Su cámara trasera cuenta con dos sensores de 12 megapixeles cada uno con gran angular y teleobjetivo, y aperturas de ƒ/1.8 y ƒ/2.4, además de zoom digital de hasta 10X. Permite la grabación de imágenes en resolución 4K a 60 fotogramas por segundo y cámara lenta a 240 FPS en Full HD 1080p.

Pero lo más interesante se encuentra en la cámara frontal. El iPhone X es el primer dispositivo que estrenó el nuevo sistema de reconocimiento facial Face ID. Recordemos que este smartphone ya no tiene Touch ID por la falta de botón de inicio físico, pero eso no es un problema. Desde Apple nos aseguran que es el método más seguro de protección hasta la fecha, y comparado con el de otros fabricantes lo cierto es que queda en muy buena posición.

Sin embargo, ahí no acaba todo. Además de permitir el desbloqueo por reconocimiento facial también tenemos la posibilidad de tomar fotografías selfie con modo retrato gracias a la tecnología TrueDepth.

Hay que tener clara una cosa: la cámara del iPhone X no es la mejor del mercado. Rivaliza muy fuertemente con la del Pixel 2 de Google. Cada uno de ellos tiene sus puntos fuertes y débiles en este apartado, pero las cámaras de los dispositivos móviles mejoran año tras año. Para el gran groso de los usuarios es más que suficiente. Siempre quedará la posibilidad de comprar una reflex, que sí están pensadas específicamente para tomar fotografías.

Precio

Ahora vamos al punto decisivo: el precio. El iPhone X no es un teléfono móvil barato. No lo fue en su salida ni lo sigue siendo un año después de su puesta en venta. Pero sí que se puede encontrar por menos dinero.

Apple ya no lo vende oficialmente en su tienda online o en las Apple Store físicas, por lo que tendremos que recurrir a otros comercios. En Amazon puede conseguirse el modelo de 64 GB en color plata por 899 euros, o incluso más barato dependiendo del vendedor. De vez en cuando aparece alguna que otra oferta que lo rebaja todavía más.

Entonces… ¿vale la pena?

Antes de lanzarte de cabeza o descartarlo totalmente hazte la siguiente pregunta: ¿para qué utilizo el teléfono móvil? Si como la mayoría de personas lo usas solamente para redes sociales y WhatsApp no necesitas un iPhone. Cualquier otro smartphone de 200-300 euros va a cumplir el mismo cometido igual de bien. Ahora, si te lo puedes permitir y quieres darte el capricho, adelante.