¿Es descabellado pagar más de 1000 euros por un iPhone?

¿Es descabellado pagar más de 1000 euros por un iPhone?

Una cifra de escándalo ¿o no?

Compartir

Quizás esta pregunta esté más en boga que nunca, Apple ha sufrido un auténtico varapalo en el mercado de valores al anunciarse el descenso de ventas de su dispositivo estrella, el iPhone. Las previsiones para este primer trimestre de 2019 no son nada positivas, y tocará reinventarse.

¿Ha agotado Apple la gallina de los huevos de oro? Muchos son los que piensan que sí, el precio del iPhone no ha parado de subir, ya que en el año 2017 se superó la cifra psicológica de los 1.000 euros, y este pasado ejercicio se ha tocado techo con el iPhone XS Max de 512 GB, 1.659 euros.

Te puede interesar | Aparecen los primeros rumores de los nuevos iPhone de 2019 y te van a gustar

Las razones de esta marcha atrás y el quid del meollo

El consumidor fiel a Apple tiene a la marca de Cupertino como una referencia, aunque quizás ya se haya cansado. Si simplificamos bastante, el iPhone XS es un teléfono similar en diseño a su predecesor, con mejoras en cámara y procesador. ¿Se justifica el precio por estas mejoras? Muchos piensan que no, y para colmo, Apple se carga al iPhone X. La jugada no ha parecido muy acertada, todo lo contrario que ha pasado con el iPhone XR.

Pero no nos desviemos del tema, habíamos formulado una pregunta: ¿Es descabellado gastarse 1.000 euros en un iPhone? Todo depende obviamente del uso que vayamos a darle. Aunque quizás la pregunta no debiera ser esa, sino “¿Por qué un iPhone vale más de 1.000 euros?” Pues hay unas respuestas, el precio de los componentes ha ido aumentando progresivamente, y no se trata solo de hacer un teléfono y que la masa lo compre, sino diseñarlo, invertir en I+D, campañas de distribución y marketing, empleados… Como se dice popularmente, “levantar la persiana” en Apple (o Huawei o Samsung) cuesta mucho dinero.

Obviamente las razones para gastar una cantidad u otra menor viene determinada por las preferencias personales de quien los paga. En mi caso, tengo un iPhone X, el valor está más que justificado y por mi perfil de usuario, a mí me merece la pena. Valoro de manera importante la calidad de la cámara, que está un paso por arriba con respecto a otros modelos, la velocidad de su procesador, la maravilla del Face ID… En fin, cosas que se pagan, y si puedes, bien a gusto que lo haces.

Con respecto al uso, el machaque que le doy a mi dispositivo es constante. Integrado perfectamente con el resto de aparatos Apple con los que trabajo, no puedo estar más satisfecho. Aunque ya me gustaría haber pagado algo menos. En determinados momentos, y hablando con otras personas que quizás no tengan un perfil tan tecnológico como el mío, se sorprenden al saber que hay aparatos que valgan más que un ordenador. Obviamente ese perfil es distinto, no tan técnico o exigente.

Y a decir verdad, en conversaciones con esas personas, siempre lanzo la misma pregunta cuando se escandalizan, no sin razón de los precios. “¿Cuál es el aparato electrónico con el que pasas más tiempo al día?” La respuesta es la misma siempre, el móvil. Y no, no pretendo llevármelos a mi terreno, simplemente caen en la cuenta que sí que hay personas que pagan muy a gusto ese dineral, ya sea por fidelidad a una marca, prestaciones o lo que se estime.

Lo que quizás ya no sea tan divertido para nadie, y puede que sea parte de la caída de las vetas de Apple, es que año tras año aparezcan nuevos modelos, que quizás no aporten nada espectacular y se nos haga ver que es necesario un cambio, que es “el mejor iPhone hasta la fecha”. No, un usuario estándar no puede permitirse estar continuamente hipotecado con un iPhone para no obtener unas mejoras notables.

En definitiva, el debate está abierto. Soy de la opinión que no es nada descabellado pagar ese dineral por un móvil, siempre y cuando puedas hacerlo y tus características como usuario así lo demanden. Ahora bien, Apple también nos ha enseñado otro camino, puede hacer excelentes dispositivos a un precio bastante más apetecible. Hace 3 años fue el iPhone SE y este año ha sido la pequeña revolución del iPhone XR.

¿Habrá acabado la era de los teléfonos tan caros? ¿Supondrá este cataclismo en Cupertino un tirón de orejas? ¿Piensas que los 1.000 euros es algo que no tiene justificación?