¿Ha cumplido el iPhone un ciclo vital?

¿Ha cumplido el iPhone un ciclo vital?

¿Qué pretenden en Cupertino?

Compartir

Las últimas cifras sobre las ventas del iPhone XS no han dejado lugar a dudas, este modelo ha sido el que ha colmado el vaso de la paciencia de algunos usuarios. Un precio escandaloso, unido al hecho de no aportar nada sorprendente nuevo, hace vislumbrar quizás un punto de inflexión.

Analizamos si el iPhone ha cumplido un ciclo o no, si puede empezar una caída en picado o Apple destapará el tarro de las esencias con un dispositivo en 2019 que sea fresco, aunque si visto lo visto lo nuevo son tres cámaras, quizás haya que replantearse hacia dónde va el iPhone.

Te puede interesar | ¿Es descabellado pagar más de 1000 euros por un iPhone?

¿Hacía dónde camina el iPhone?

Son ya 12 años desde que se presentó el teléfono que vino para cambiarlo todo, y en eso es algo que todos podemos estar de acuerdo. Pasado ese tiempo, parece que Apple no tiene muy claro lo que quiere ofertar a sus clientes. Si pensamos en lo que lleva un tiempo ofertando, terminales muy bien hechos y con acabados premium, pero que sin embargo no proporcionan nada nuevo o espectacular. Sí, un iPhone funciona siempre muy bien, pero ya la magia parece haberse esfumado hace tiempo.

Siempre que se presenta un nuevo dispositivo desde Apple vienen a decir lo mismo: “El mejor iPhone desde el iPhone”. Y no, no mienten, cualquier iPhone siempre aporta alguna mejora, pero no hasta el punto de justificar ese aumento de precio. ¿Cuándo veremos un iPhone capaz de tener una batería cañón? ¿Y alguno con una magia especial que permita decir que merece la pena?

Apple estuvo desde el año 2014 con un diseño continuista y que se mantuvo hasta la llegada del iPhone X en 2017. Demasiado tiempo estirando una cuerda que quizás se haya roto ese año pasado con el iPhone XS. En serio, ¿qué aporta de novedoso este dispositivo? ¿Un procesador sorprendente? No, el A11 ya lo era y el A12 es una pasada, pero a efectos prácticos no es nada relevante. Al menos, para ese montante tan abultado.

Apple puede hacerlo

Y a la vez que con el iPhone XS llegó un producto nuevo, ahí tenemos al iPhone XR, que no es precisamente económico, pero que tiene un precio asumible y que aporta frescura, originalidad, buenas prestaciones y agradables sensaciones. Es uno de los terminales que mejor valoración está consiguiendo, porque a pesar de no tener pantalla OLED ni Touch 3D, los usuarios no parecen haberlo echado en falta. Hay un teléfono para disfrutar sin funda, se sirve en 6 colores, con una cámara muy competente y que brilla a gran altura.

Por tanto, ¿qué pasa en Apple? ¿Han perdido el rumbo o es que ya no pueden seguir explotando ese concepto de modelo premium del iPhone XS? Puede que los usuarios tengamos algo que ver, se nos trata de vender que necesitamos un teléfono nuevo cada año, y además hacer este cambio supone un dinero nada desdeñable. Y aunque la tecnología deja rápidamente en pañales a los modelos anteriores, es hora de echar el freno. Puede que no necesitemos nada nuevo cada año, pero si encima lo que se presenta como novedad no es para tanto, la cuerda se rompe.

Hora de replantear estrategias

Desde mi humilde opinión, Apple debe hacer un poco de reflexión. No puede seguir en esta dinámica tan carente de toda lógica. Las cifras tan pobres de ventas han hecho, afortunadamente, hacer saltar las alarmas. Puede que Apple vuelva a sorprender en 2019 con algo que realmente sea de interés. ¿Y qué interesa a quien se deja 1.000 euros en un teléfono? Podemos hacer una lista con mejoras útiles de verdad:

  • Batería a nivel de los Android punteros.
  • Cámara de fotos tan buena como la que tiene en vídeo, en eso Apple no tiene rival.
  • Tomar un tamaño estandarizado y dejarse de experimentos.
  • Darle una vuelta al diseño, ese notch puede terminar de esconderse.
  • (Lector, pon aquí tus ideas).

¿Cómo es posible que la empresa más potente que existe no sea capaz de poner a trabajar en serio a sus equipos? Será deseable que recojan el mensaje que han lanzado los usuarios y sean lo suficientemente mágicos para recuperar la magia de enero de 2007, cuando presentaron el teléfono que sí que lo cambió todo.