Tidal es investigado por supuesto amaño en el número de reproducciones

Tidal es investigado por supuesto amaño en el número de reproducciones

El servicio, propiedad de Jay Z, no es la primera vez que se mete en problemas

Compartir

Servicios de música en streaming hay muchos. Spotify es el más conocido de todos, pero tiene una fuerte competencia. Apple Music le está pisando los talones, teniendo mucha popularidad en Estados Unidos, un mercado de más de 320 millones de habitantes. También está Amazon Music con dos modalidades, una que ofrece 2 millones de canciones de forma gratuita a los clientes Prime y otra completa (eso sí, de pago). Deezer es más minoritaria, teniendo gran presencia en Francia, su país de origen. Y Tidal, que es de los últimos en llegar.

Tidal nació como una reacción al todopoderoso Spotify. A pesar de fundarse en 2014, no fue hasta 2015 que, con la compra por parte de Jay Z, ganó más popularidad. Un gran grupo de artistas, cansado de no recibir muchas ganancias a través de la plataforma musical en streaming con más presencia en el mundo, se alió para darle mayor visibilidad. Entre sus características está la de ofrecer audio sin pérdida y vídeos musicales en alta definición. A diferencia de otras, no tiene modalidad gratuita, con lo que la mayor parte de los ingresos va para los cantantes.

La idea del servicio es buena, ya que lucha por recompensar a los artistas. Pero hay indicios de que podría haber estado falseando el número de reproducciones de las canciones y álbumes.

Tidal y su problema con las cifras

El periódico noruego Dagens Næringsliv informó el pasado lunes de que las autoridades del país están investigando a Tidal por el fraudulento número de escuchas. Así lo ha comunicado iPhoneHacks, que cuenta que la Økokrim (las autoridades nacionales dedicadas a investigaciones) vio extraño que los últimos trabajos musicales de Beyoncé, Lemonade y Kanye West, The Life of Pablo, tuvieran 320 millones de escuchas.

Esto podría ser serio, porque de verificarse significaría que estaría inflando artificialmente los pagos de royalties a algunos artistas. Además, en mayo de 2018 también se supo que Tidal estaba atrasado en cuanto a los pagos de algunas discográficas. Por si fuera poco, también se cree que ha exagerado el número de suscriptores.

Esta es la declaración realizada por el servicio de streaming:

Tidal no es sospechosa en la investigación. Estamos trabajando con Økokrim. Desde el principio, Dagens Næringsliv han citado documentos que no han publicado con nosotros a pesar de las reiteradas peticiones. Dagens Næringsliv ha repetido en varias ocasiones informaciones que creemos que son falsas. Estamos al corriente de por lo menos una persona que es sospechosa de robo. No podemos comentar más, de momento