Vender tu iPhone usado: 6 cosas que no debes hacer

Vender tu iPhone usado: 6 cosas que no debes hacer

Nunca hagas estas cosas.

Compartir

La rapidez con la que la tecnología aplicada a los teléfonos avanza, hace que nos planteemos la venta de nuestro dispositivo cada vez con menor espacio de tiempo. Son muchos los que venden su teléfono en cuanto sale el modelo posterior, con ello consiguen encontrarse con un monto de dinero interesante para afrontar el pago del siguiente.

Y a la hora de vender nuestro dispositivo hemos de tener presente algunas pautas, y las hemos recopilado bajo el epígrafe de aquellas cosas que bajo ningún concepto debes hacer si quieres que tu trato sea satisfactorio. Sabemos que jamás lo harías, aunque nunca está de más volver a refrescarlas, ¿no crees?

Te puede interesar | Cómo poner un iPhone o iPad en modo DFU

6 cosas que no debes hacer al vender tu iPhone o iPad usado

Tener prisa

Las prisas siempre son malas consejeras. Quieres vender por la razón que sea, pero que eso nunca te lleve a malvender tu iPhone porque haya alguien que te esté ofreciendo una cantidad de forma inmediata. A modo personal, muchas veces me he encontrado con personas que han respondido a mi anuncio ofertando mucho menos dinero del que pedía con la excusa de “voy a por él y me lo llevo”. Jamás, si has pedido un precio razonable, hagas caso de esas ofertas tipo “te estoy haciendo un favor”.

Te subas a la parra

Esta expresión española quiere decir que no pidas un precio fuera de mercado. Para ajustar un precio realista, consulta otras ofertas del mercado de segunda mano, piensa en cuánto has pagado por tu dispositivo y el tiempo que ha pasado. Obviamente tiene que ver mucho el estado en el que se encuentra. Asimismo, piensa si estás dispuesto a bajar o aceptar alguna contraprestación, como por ejemplo otro dispositivo u objeto como parte del pago. Si lo tienes claro, adelante.

Ocultes algunos fallos

Volvemos a lp mismo, sí o sí hay que ser realista. Si a tu iPhone le cambiaste la pantalla, has de indicarlo. Si lo llevaste al SAT y te dieron un reacondicionado, también. Si tiene marcas estéticas o hay algo que no funcione como debe, más de lo mismo. Hay que hacerlo por honestidad con uno mismo, piensa en cómo podrías sentirte si te lo hicieran a ti. Y en segundo lugar, porque estos problemas termina dando la cara y descubriéndose. Mejor no quedar como un mentiroso, podría afectar tu reputación.

La factura, ¿dónde está?

Claro que puedes vender un dispositivo si no tienes factura, pero igualmente habrás de indicarlo. Muchas veces la hemos perdido y no la encontramos. No temas, si el teléfono es de operador puedes pedir una copia y te la mandarán en formato PDF a tu correo. Lo mismo pasa si compraste el dispositivo en una tienda o grandes almacenes. La factura es siempre una garantía y aporta valor a lo que vendes. En caso que el comprador tenga problemas con tu dispositivo, puede acogerse fácilmente a ejecutar la garantía. Pero aún así, si no tienes factura y no puedes conseguirla, dilo.

Pongas tu anuncio con fotos de internet

Quien va a comprarte lo que quiere es ver el estado real de tu iPhone o iPad, de nada servirá que utilices fotos del fabricante o lo que es peor, de otros anuncios ya publicados. Tu credibilidad como vendedor puede quedar en entredicho y no dice nada bueno de ti.

Si no lo ves claro…

Te piden que envíes el iPhone a Nigeria, te pagan más que lo que pides o quieren pagarte mediante Western Union o Halcash… No, la cosa no acabaría bien y te quedarás sin el dispositivo y sin dinero. Y si puedes llegar a esta tesitura normalmente se consigue por el punto 1: las prisas. En internet no hay fórmulas mágicas ni nadie te va a comprar ofreciéndote un cantidad espectacular. Huye rápido de esas ofertas.

Esperamos que con estas cosas que jamás debes hacer a la hora de vender tu dispositivo, tu trato sea lo mejor posible. Ya sea en plataformas de venta virtual o haciendo el trato por medios más tradicionales, de ti depende que acabe todo bien. Piensa que es mayoría la gente que tiene buen talante, a los “jetas” se les ve a leguas y lo mejor es evitarlos y no cruzar ninguna palabra con ellos. ¡Mucha suerte!