Solución a “No se ha podido completar la instalación de macOS”

Solución a “No se ha podido completar la instalación de macOS”

Parece que afecta principalmente a los Mac con macOS High Sierra

Compartir

Las actualizaciones de software están hechas para mejorar el rendimiento de los dispositivos y añadir nuevas funciones. La mayoría de las veces es así, pero no siempre. Tras actualizar es posible que experimentemos errores que nunca habíamos tenido o que empeoren el desempeño del equipo. Incluso que tengamos que restaurarlo o formatearlo para dejar de tenerlo. Esto es aplicable tanto a los smartphones como a las tabletas, ordenadores y consolas de videojuegos.

Los equipos de Apple no se libran, y en cualquier momento podemos encontrarnos que nuestro Mac no funcione correctamente tras la instalación de una nueva versión de macOS. Yo mismo he sufrido un error por actualización que me obligó a formatear mi iMac. Fue al instalar unos parches de seguridad de macOS High Sierra (la última versión compatible con él) que me apareció un cartel diciéndome que “No se ha podido completar la instalación de macOS”. Por mucho que apagué y reinicié el ordenador no hubo manera de sobrepasar la pantalla, así que me resigné e hice una instalación desde cero.

Pero justo esta mañana, tras una nueva actualización, me volvió a pasar. La misma pantalla de “No se ha podido completar la instalación de macOS” me impedía utilizar el equipo. Decidido a no volver a formatear y perder mis archivos (por eso siempre hay que hacer una copia de seguridad) decidí investigar un poco el problema. Ya lo hice la otra vez pero la búsqueda no arrojó ningún resultado de interés o relativo al fallo. Pero esta vez fue diferente, ya que parece ser un problema que está afectando cada vez a más gente.

Fue en los foros de Faq-Mac donde encontré la solución (y sin tener que volver a pasar por el proceso de instalación desde cero). Uno de los usuarios comentó que la segunda vez que le ocurrió fue a la barra de menús superior y en la sección de herramientas seleccionó que, tras el reinicio, arrancara desde el disco duro principal del ordenador. El equipo volvió a funcionar sin problemas.

Todo indica que tras la actualización de software algunos modelos de Mac “olvidan” cuál es el disco duro de arranque. Sobre todo sucede en macOS High Sierra. Ojalá lo hubiera sabido antes, así me habría evitado tener que configurarlo todo de nuevo.