Crean un iPhone X con piezas sueltas compradas en China

Crean un iPhone X con piezas sueltas compradas en China

El proceso le ha costado unos 500 dólares

Compartir

Construir un ordenador por piezas es algo habitual. El usuario elige los componentes que quiere que lleve el equipo y, si tiene la suficiente maña, los puede montar él mismo, o pedir que lo haga un conocido o profesional. Esta práctica la suele llevar a cabo gente que utiliza el PC para jugar o para otras tareas exigentes como la edición de vídeo. Sin embargo, fabricar un smartphone por piezas no es nada habitual.

Hemos visto conceptos y prototipos de teléfonos móviles inteligentes modulares cuyos componentes pueden intercambiarse dependiendo de las necesidades del usuario. Si quieres una mejor cámara o procesador solo tienes que cambiar el “bloque” correspondiente y listo. Pero todavía no estamos preparados para esto.

No obstante, el usuario de YouTube Nikolay Tanev ha conseguido fabricar varios iPhone a partir de partes sueltas. Y son totalmente funcionales. Empezó con el iPhone 7 y iPhone 8 el año pasado, y en este ha conseguido montar un iPhone X.

Como no podía ser de otra manera esta proeza la ha llevado a cabo en China, más concretamente en ShenZhen. Esta ciudad del país asiático es conocida por ser un una “Meca” tecnológica en el que se puede encontrar cualquier cosa que lleve componentes electrónicos. Tanev cuenta que el mercado en el que consiguió las partes es gigantesco, con cuatro plantas y cientos de vendedores.

Asegura que un iPhone X de segunda mano o refurbished (reacondicionado) estaría por unos 500 dólares, y que construirlo desde cero no es mucho más barato, aproximándose al valor de una unidad ya usada si se elige lo mejor. Empero, para él es mucho más divertido hacerlo de esta manera, ya que puede elegir las partes y comprobar su calidad.

Comprando las partes del iPhone X

Tanev comenta que el precio de la placa base le ha costado 280 dólares, siendo compatible con el nuevo sistema de seguridad por reconocimiento facial Face ID. El almacenamiento interno es de 64 GB.

Luego va a por la parte trasera, que tras buscar mucho encontró una en perfecto estado sin arañazos. Incluye la cámara y la batería, con lo que el montaje se simplifica. No obstante, puedes comprarlo por separado si así lo prefieres. 100 dólares más. Por desconfianza prefirió comprar una nueva batería, ya que no se fiaba del estado de la anterior, y el resto de las partes le cuestan menos de dos dólares.

Ahora va a por la pantalla. Muchas de ellas tenían pequeños desperfectos, así que decidió ir a lo seguro y adquirir un panel OLED original que le costó 130 dólares. Pudo probar su funcionamiento allí mismo, delante del vendedor.

El proceso de montaje del iPhone X

Tanev no tuvo que montar el dispositivo, lo hizo otra persona, alguien con mucha experiencia que ya lo había hecho cientos de veces. Dentro de lo que cabe, una vez montado un iPhone montados todos. Pero la parte interesante viene luego, cuando prueban los sensores del dispositivo.

El jefe de la persona que ensambla el terminal se encarga de comprobar que las cámaras, acelerómetro, brújula y altavoces funcionan correctamente antes de cerrarlo del todo. Y el Face ID funciona a la perfección. Disponen de un software de diagnóstico que revela si hay alguna parte defectuosa o con sus capacidades mermadas. Todo este proceso duró solo 30 minutos.

Los accesorios

Tanev quiere que su iPhone parezca lo más nuevo posible, así que compra una caja del iPhone X de 64 GB de almacenamiento interno con los stickers de la manzana por 4 dólares. También adquiere un cable de carga y el adaptador de corriente.

Entre todas las piezas, proceso de montaje y “accesorios” se ha gastado unos 500 dólares. Por su cuenta hace unas últimas comprobaciones, sobre todo de la batería, que muestra que está en perfecto estado con su 100% de capacidad máxima, lo que demuestra que es nueva, y de la conexión LTE/4G.

¿Vale la pena montar un smartphone desde cero?

La mayoría de la gente no tiene en mente la opción de montar un smartphone porque no es tan simple de hacer como con un ordenador. Esto solo se podría conseguir en lugares como el mercado al que acudió Tanev en ShenZhen.

Él mismo comenta que lo ha hecho por diversión, no por otro motivo. La mejor opción siempre será comprar un iPhone X completo, y no por piezas. Pero lo más interesante es que sabiendo cómo es la política de reparaciones de Apple todos los componentes funcionen sin problemas.