Por qué abaratar el precio de los iPhone no es la solución...

Por qué abaratar el precio de los iPhone no es la solución a los problemas de Apple

Parece probable que la escalada de precios se mantenga en su gama alta.

Compartir

Los precios alcanzados por Apple en su modelo estrella, el iPhone XS, y que lo ha hecho subir hasta los 1.600 euros en España, hace replantearse una estrategia. Como consumidores podemos pensar, y es lo más obvio, que la compañía debe bajar los precios, muchos no pueden permitir acceder a esta gama, y mucho menos, subirse al carro de una tecnología que cada vez demanda más y más consumo.

Quizás esa no sea la estrategia, según comentan en Apple Insider, la compañía de la manzana mordida ha tenido siempre fama de cara y exclusiva, es cierto. pero bien es verdad que la política de precios en el iPhone esta más abierta que nunca. Hay posibilidad de acceder a un iPhone desde 589 euros en la web de Apple, con algunos condicionantes, y que pasa por entregar un iPhone anterior, el GiveBack que está disponible para varios artículos. Y hablamos de conseguir uno de los modelos de este año, concretamente el iPhone XR que tan buenos resultados está dando.

Te puede interesar | A Apple le falta un tornillo y por eso no puede fabricar sus ordenadores en EEUU

Apple y el usuario de a pie

Como consumidores llegamos a pensar que lo que importa es el bolsillo, es obvio que es mejor pagar 600 que 900, pero si Apple tomase esa política de bajar precios, como ya han hecho otras marcas, no podría dedicarse a innovar ni apostar por estar en cabeza. Se quedaría imitando una política que ya se ha realizado son demasiado éxito y quedarse como gregario de alguien, no como punta de lanza. ¿Cuál es la previsión de precio para el Samsung Galaxy S10? ¿Romperá la barrera de los 1.700 dólares?

Ahora quizás hay mas competencia que nunca, el emergente mercado chino ha conseguido crear alternativas muy fiables, bastante bien rematadas y que ha hecho que muchos usuarios hayan terminado migrando a Android.. Sin embargo habrá otros que antes compren alguno de esos iPhone más económicos que pagar prácticamente lo mismo por alguno de los Android que están ahora tan de moda. La sólida base de usuarios que Apple ha ido forjándose durante años parece impenetrable para los fabricantes nuevos llegados de oriente, y en Estados Unidos además se encuentran con nuevas dificultades arancelarias de la era Trump.

Fuente: noticracia

La magia de iOS, con todas las ventajas que tiene con respecto a Android y sus pesadas capas de personalización, hace en mi opinión de ayuda inestimable a Apple, son muchos los usuarios que no están dispuestos a abandonar la sencillez del sistema operativo de Apple. En mi caso particular, llevo con iPhone desde el año 2008, salvo un paréntesis en 2010 para probar el extinto sistema operativo de Samsung llamado Bada. Reconozco que Android no ha conseguido enamorarme las veces que lo he probado, ya sea por falta de demasiado tiempo o encontrarlo incómodo, sea como fuere, iOS actúa en este caso como cárcel para mí.

A la hora de hacer números, puede que las venta del iPhone XS no estén siendo todo lo buenas que Apple estimaba, pero no son quizás del todo malas. Es una tónica en fabricantes como Samsung o Google, que también han registrado caídas en sus ventas de modelos más exclusivos. Samsung vendió 19 millones de teléfonos menos en 2018 que en 2016 con sus modelos estrella, el S9 y el S7 respectivamente. Apple siempre está en la picota, y cada cosa que hace, para bien o para mal, es motivo de análisis concienzudo. Puede que lo que Apple haya dejado de ganar por el segmento superior, lo haya recuperado por el inferior.

Al consumidor premium le termina dando igual lo que cueste un iPhone, lo va a terminar pagando sí o sí. Y como hemos dicho anteriormente, los que tienen presupuesto limitado pueden irse a lo más económico, pero no por ello menos capaz. En casi 12 años haciendo teléfonos, Apple no tiene en su historial ningún fracaso rotundo, y no solo eso, todo lo que ha hecho han sido dispositivos que han funcionado bien.

Por tanto, es todavía una incógnita lo que nos tienen preparado en cuento a nuevos teléfonos para este 2019. Queremos mejor batería, diseño rompedor, ya lo hicieron con el iPhone X, y una cámara capaz de funcionar bien de una vez en modo nocturno, donde otras marcas ya se han puesto las pilas. ¿A qué precio? Al que Apple nos diga, la verdad. ¿Se ha tocado techo en este 2018? Puede que no, veamos qué hace Samsung en breve con su nuevo buque insignia.