Sharp podría fabricar los paneles OLED de los próximos iPhone

Sharp podría fabricar los paneles OLED de los próximos iPhone

Para 2020 toda la gama iPhone podría llevar pantallas OLED

Compartir

La gran mayoría de los smartphones premium del mercado tiene paneles OLED. Su calidad es mucho mayor que la de los tradicionales LCD, aunque tiene algunas pegas, siendo una de ellas su precio. Apple fue una de las últimas en sumarse a esta tendencia, y fue con el iPhone X en 2017. Este año ha repetido y los XS y XS Max también montan pantallas con esta tecnología, pero los californianos siguen contando con con teléfonos móviles sin estos paneles en su catálogo. Sin ir más lejos el iPhone XR, que fue lanzado junto con el XS y XS Max.

Pero esto es algo que podría cambiar dentro de no mucho tiempo. La intención de Apple para 2020 sería la de implementar paneles OLED en todos sus iPhone. Para ello necesitaría de la ayuda de varios fabricantes que pudieran proveer grandes cantidades de este componente. Uno de esos fabricantes que busca hacerse con un trozo del pastel es la japonesa Sharp, propiedad de Foxconn.

Sin embargo, y como bien menciona Cult of Mac, no sería la única. Al menos dos compañías chinas más también estarían interesadas en fabricar más pantallas OLED: BOE Technology y Tianma Micro-electronics. Para soportar la creciente demanda están adaptando sus negocios con la maquinaria y requisitos necesarios. Pero la única que ha mostrado una clara predisposición ha sido Sharp.

Panel OLED flexible de Sharp

No es extraño que todas estas compañías quieran fabricar paneles OLED. No solo Apple los utiliza, sino que Samsung también los implementa en varios de los modelos de sus smartphones. Y aunque de momento solo están presentes en la gama alta, conforme pase el tiempo también será habitual verlos en dispositivos más modestos y económicos como los de la gama media. Una tendencia que ya se está empezando a ver en los televisores.

De momento, las pantallas OLED para los iPhone XS y XS Max proceden de Samsung, aunque LG también aporta su granito de arena. Depender de solo dos fabricantes puede ser problemático, ya que un retraso en la producción podría desembocar en un cambio completo de la ruta de trabajo. Por eso lo mejor que puede hacer Apple es buscar más alternativas.