Análisis del nuevo MacBook Air (2018) tras un mes de uso

Análisis del nuevo MacBook Air (2018) tras un mes de uso

El MacBook Air vuelve a lo grande

Compartir

Las pasadas Navidades los Reyes Magos me trajeron un nuevo y precioso MacBook Air, una renovación necesaria para jubilar a mi viejo MacBook Pro del 2011. En todos estos años Apple ha introducido muchas novedades como la pantalla Retina, el nuevo trackpad o el nuevo teclado. Novedades interesantes sí, pero que no me animaban a dar el salto, a fin de cuentas mi MacBook seguía funcionando muy bien.

Sin embargo, a pesar de que estas novedades no las veía necesarias, había otras funciones con las que mi MacBook no podía competir como la duración de la batería y la ligereza de los nuevos portátiles de Apple. Por ese motivo, y tras una buena oferta que apareció en unos conocidos grandes almacenes, me decidí a comprar el nuevo MacBook Air de 2018 y tras un mes de uso intensivo me ha dejado muy buenas impresiones.

Diseño, pantalla y portabilidad

El diseño del MacBook Air 2018 entra por los ojos. Tenemos lo mejor de los dos mundos, manejable como un MacBook y poderoso como el MacBook Pro. Sin duda es el portátil más equilibrado si buscas moverte en esa línea equidistante entre la portabilidad y la potencia.

El modelo elegido fue el de color gris espacial que le sienta muy bien al acabado en aluminio, recordemos, 100% reciclado. Se trata del MacBook más respetuoso con el medio ambiente que Apple ha fabricado nunca, aunque realmente tú no lo notes. En la parte más fina este Macbook Air tan solo mide 0,41 cm, es realmente fino, lo que hace que su peso no sobrepase unos 1,25 Kg que lo hacen muy fácil de transportar.

Este es uno de los puntos que más lo diferencian de mi antiguo Macbook Pro de 2011. Este modelo todavía contaba con lector de CDs lo que hacía que sus medidas llegaran a los 2,41 cm de ancho y pesara más de 2 Kg. El salto de uno a otro es notorio y lo apreciarás a simple vista si cuentas con un portátil con más de 5 años.

En cuento a la pantalla Retina, sin duda está a la altura del resto de pantallas que monta Apple en sus dispositivos, sencillamente impresionante. Su resolución de 2.560 por 1.600 píxeles nos deja una densidad de 227 píxeles por pulgada, de sobra para un ordenador portátil, y que, de la noche a la mañana, hacen que casi no pueda ni mirar a la pantalla de mi antiguo Mac.

Si hay una crítica que poner a la pantalla del MacBook Air 2018 quizás sea la de su brillo máximo, es algo que se ha criticado mucho a Apple. Sin embargo para su uso en interiores no tendrás ningún problema, yo al menos no los he tenido. La barra de brillo se ajusta automáticamente cuatro o cinco puntos por debajo del máximo estando dentro de casa.

Rendimiento

Antes de entrar en materia es importante hablar de las las especificaciones. Mi MacBook Air es el modelo más básico que vende Apple y cuenta con el procesador Intel Core i5-8210Y de doble núcleo a 1,6 GHz, una Memoria RAM de 8 GB de 2.133 MHz LPDDR3, gráficos Intel UHD Graphics 617 y 128 GB de almacenamiento SSD.

El rendimiento del MacBook Air con la última versión de Mojave es impecable en el día a día. Para un uso como el que yo le doy, ofimática, WordPress, Photoshop y mucha navegación web el ventilador del MacBook Air no llega a saltar en ningún momento por muchas pestañas que tenga abiertas. Algo que sí pasaba en mi antiguo laptop que este tipo de tareas también las desempeñaba sin muchos problemas, aunque pareciera que iba a despegar.

Realmente no he notado un salto de rendimiento espectacular, ya tenia un SSD instalado en el antiguo Pro por lo que el rendimiento y la rapidez ya eran buenos. Sí, ahora todo se abre más rápido, pero no se trata de una mejora destacada. Eso sí, los datos no mienten y este MacBook Air de 2018 cuenta con más del doble de potencia que mi MacBook Pro de 2011.

Teclado y trackpad

Otra diferencia notable es la del teclado. Al principio tenia algo de miedo, ya que gran parte del tiempo que paso frente al ordenador es escribiendo, pero tras este mes de uso no puedo estar más contento con este sistema “mariposa” que Apple implementa en sus últimos ordenadores. Me ha pasado igual que con la pantalla, una vez lo pruebas ya no quieres volver atrás.

En cuanto al trackpad la principal diferencia que en notado es su tamaño, un 20% más grande que el que montaba mi MacBook Pro. Más allá de eso, y de que ahora tiene Force Touch para simular las pulsaciones, funciona igual de bien que lo hacia el de mi antiguo Mac.

USB-C

Otro de los miedos que aparecen mientras decides dar el salto a uno de los nuevos portátiles de Apple es el de las conexiones. En Cupertino han decidido utilizar un conector para todo y el elegido es el USB-C. Esto quiere decir que cualquier cosa que quieras conectar, una unidad USB, un cable HDMI o, incluso, tu iPhone, deberá ser a través de USB-C.

Vale Apple, se trata del conector del futuro, eso no lo duda nadie, pero de momento el futuro queda algo lejos. La conexión tradicional de USB-A aún sigue muy presente en nuestro día a día por lo que es imposible no comprar un accesorio para poder conectar cualquier cosa.

Duración de batería

La batería de mi antiguo MacBook Pro estaba bastante deteriorada, a duras penas conseguía llegar a las tres horas de uso poco exigente por lo que realmente cualquier mejora habría sido notoria. Apple promete hasta 12 horas de navegación web inalámbrica de autonomía para su nuevo MacBook Air.

Sin embargo, tras su uso durante estas semanas, no he logrado alcanzar esa cifra. Si es cierto que llegar a las 10 horas es sencillo pero si lo utilizas para trabajar tendrás que conformarte con algo menos, 7-8 horas.

Accesorios que he comprado

Tras adquirir un nuevo dispositivo de Apple casi estás obligado a acompañarlo de algunos accesorios para mejorar y complementar la experiencia. Ya os he hablado del USB-C, por lo que hay al menos un accesorio que se hace imprescindible.

HUB USB-C

Quizás el accesorio más importante que debes adquirir si quieres seguir conectando cualquier cosa a tu nuevo MacBook. En el mercado hay muchas opciones con diferentes conexiones, sin embargo yo necesitaba tres principalmente: un USB normal, una conexión HDMI y un lector de tarjetas SD. Por ese motivo me decidí por este HUB de Novoo que está disponible en Amazon por menos de 20 euros.

Comprar Amazon

Caja disco duro

Para aprovechar el antiguo disco que tenia en el MacBook Pro también compre una caja para utilizarlo como disco duro externo y así utilizarlo como copia de seguridad. La caja que compré cuenta con conexión USB-C 3.0 para conseguir una buena experiencia.

Comprar Amazon

Funda

Otro accesorio indispensable para proteger tu MacBook Air cuando lo transportas, los otros accesorios los compré a los pocos días pero con la funda me lo pensé un poco más. Este MacBook va a durar muchos años por lo que es imprescindible una buena que te acompañe mucho tiempo. Por ese motivo, y tras probarla en tienda para ver cómo quedaba, me decidí por esta opción de Be.ez que protege y ajusta a la perfección.

Comprar Amazon

Lo mejor y lo peor del MacBook Air 2018

Para resumir este análisis del nuevo MacBook Air os dejo con lo mejor y lo peor del nuevo dispositivo de Apple:

Lo mejor

  • Portabilidad, ni te enterarás que lo llevas encima, ligero y pequeño para ser un ordenador de 13 pulgadas.
  • Pantalla Retina, a la altura de las mejores y con posibilidad de ajustarla a tus gustos.
  • Teclado y trackpad inmejorables, Apple los sabe hacer como nadie con una sensibilidad y un tacto difícilmente superables.
  • Rendimiento a la altura de la gran mayoría de los usuarios, para un uso normal tiene potencia de sobra.

Lo peor

  • Brillo de la pantalla y cámara delantera, es algo que Apple podría haber mejorado en este MacBook Air aunque realmente son dos aspectos que pasan desapercibidos.
  • USB-C, es el conector del futuro pero en la actualidad te obliga a comprar un HUB con conexiones.
  • Conexión MagSafe, si hay algo que de verdad he echado de menos es la conexión magnética que tenían los portátiles de Apple para cargar el dispositivo.
  • Sonido de arranque, otra de las cosas que Apple decidió eliminar en sus últimos ordenadores, también se echa de menos.