Cómo desengancharse de redes sociales y apps mensajería

Cómo desengancharse de redes sociales y apps mensajería

Compartir

Las aplicaciones de mensajería y redes sociales son un aliciente increíble, ahora estamos más comunicados que nunca y afortunadamente es posible retomar contacto con personas a las que hace años perdimos la pista. Sin embargo estas redes y apps de mensajería pueden tener su vertiente negativa, el abuso desmedido de ellas nos hace estar pendientes de la pantalla y nos roba un tiempo que podemos dedicar a otras cosas.

No hay fórmulas mágicas con respecto a ellas, pero pensamos que puede haber ciertas pautas con las cuales podemos aprender a decir basta. Y no, no se trata de aplicar cambios radicales y abandonar estas redes o apps de manera definitiva, sino aprender a “ponerlas en pausa”.

desengancharse redes sociales

Te puede interesar | Análisis del nuevo MacBook Air (2018) tras un mes de uso

Trucos para no estar tan pendientes de las redes sociales y apps de mensajería

En primer lugar has de tener presente que las redes sociales no son imprescindibles. Si estás es porque quieres y ya está, pasa lo mismo con las apps de mensajería. A buen seguro usas WhatsApp y Telegram, aparte de iMessage o alguna más. El hecho de estar más comunicados que nunca nos hace a la vez estar más pendientes. Y desde la experiencia de estar en varias redes sociales y trabajar con iPhone y iPad, te voy a dar unas pautas que pueden resultarte útiles.

Deja el teléfono cuando puedas en casa

Nos hemos mal acostumbrado a llevarlo siempre encima, es obvio que su misión es la de comunicarnos. Pero es sanísimo dejarlo a veces en casa si vas a dar una paseo o piensas que no lo necesitas. El mundo no se acaba por ello.

Apágalo al ir a dormir

Adquirí esta costumbre hace años y es un buen seguro de vida. A fin de cuentas, tengo teléfono fijo en casa y si ocurre algo voy a estar localizable. Irse a la cama con el teléfono no me parece la mejor idea, siempre pensamos que serán solo unos minutos y se te va fácilmente una hora, y lo que es peor, sin hacer nada, solo scroll.

Revisa tus grupos

Ahora se hace un grupo de WhatsApp para cualquier cosa, desde una cena al de los amigos del colegio. Piensa que muchas veces se nos mete en uno de ellos y no queremos estar. Quizás nos haga falta, a nivel general, más educación en el uso de estos. Si te incomoda estar en alguno o piensas que estás invirtiendo mucho tiempo en él, lo mejor es abandonarlo. Pero no lo hagas a la brava, comunica tus deseos de no estar, manda un saludo y salte. Quedarás bien y te habrás librado de una preocupación.

Gestiona bien tu tiempo con las redes

Las redes sociales son lo que son, y nada más. Muchas veces tenemos la sensación de haber perdido el control y dedicarle más tiempo del debido. Tampoco hace falta ser radical y abandonarlas por completo, solamente conviene cuantificar el tiempo que le vamos a dedicar cada día. Cierto es que las redes entretienen y te informan, pero jamás permitas que te roben tu tiempo.

Hay vida más allá de ellas, por lo que piensa si te merece la esa ese gastos tan desmedido. Para desengancharse de ellas, o al menos para tomar conciencia del uso de los smartphones, te recomiendo que pruebes la app Moment. Te hace tomar conciencia del tiempo de pantalla, algo que ya incluyó iOS 12, pero proporciona una serie de trucos para vivir mejor.

No lo publiques todo

Si dedicamos más tiempo del debido a las mismas, corremos el riesgo de dar demasiados datos propios. Es alucinante ver con hay personas que escriben demasiados tus al día, y la mayoría de ellos para contar cosas banales. Por ejemplo “Aquí comprado el pan”. No sé a quién le puede interesar esto, pero es una actitud demasiado común. También suele verse en Instagram, pero con el añadido de acompañarla de una foto de la propia cara. Párate a pensar y analiza. ¿Qué estoy aportando con ello? ¿No estaré dando una imagen contraria de lo que pretendo?

Cada uno es dueño de sus actos, pero las redes se convierten con demasiada frecuencia en escaparates donde no hay mucho que ver. Por eso, siempre tengo 2 máximas: no publicar jamás lo que no quiera que se sepa de mí, y hacer aportes que sí que tengan calado. Prefiero un post en Facebook bueno a 3 mediocres.

¿Es conveniente ser radical?

Es decir, eliminar mis perfiles sociales. No soy partidario a no ser que lo tengas muy claro, pero más vale ir con precaución y pensar mejor cuánto tiempo voy a dedicar diariamente a las redes, y qué cosas nuevas puedo comenzar a hacer con lo que gano. Quizás sea una buena manera de ver que las redes no lo son todo. Y como todo en la vida, en el término medio está la virtud.