La rutina diaria y Apple: todo el entretenimiento del mundo

La rutina diaria y Apple: todo el entretenimiento del mundo

Compartir

Se habla muchas veces de el ecosistema de Apple, de lo difícil que es salir de él, de lo cerrado que está. No son pocas las ocasiones que se recuerda lo complicado que es pasar de un sistema operativo a otro en el caso de los teléfonos móviles, o de la cantidad de cosas que pierdes al intentar salir del jardín vallado de los de Cupertino. Y con ello, se nos olvida muy rápidamente la buena experiencia que nos haya podido ofrecer durante años.

Así, nos encontramos en una situación en la que parece que estar dentro de este ecosistema de productos y servicios puede llegar a tratarse de perjudicial, cuando no es así para nada. Cuando decidimos comprar los productos de Apple o contratar sus servicios, entramos en un universo de facilidades, un puzle en el que todo encaja a la perfección. No es simplemente unir el hardware con el software de forma única, también supone ofrecer servicios que se integran igual de bien.

En esta serie de artículos, os presentaré un pequeño vistazo a mi rutina diaria, y al uso que hago de los productos y servicios de Apple en la misma. Así, con un poco de suerte, recordaremos las razones por las que decidimos permanecer en nuestro pequeño paraíso de simplicidad. Hoy, por ejemplo, repasaremos las opciones de entretenimiento a las que podemos acceder desde los productos, sabiendo que podría cambiar este mismo mes con la llegada del servicio de vídeo de Apple.

Música, vídeo y apps de terceros, el mejor entretenimiento en (casi) todos los dispositivos

Comencemos por el principio de la historia. Hasta el comienzo del siglo XXI, Apple no mostró un especial interés por convertirse en un actor importante dentro del sector del entretenimiento. Cuando llegó el iPod, la compañía empezó su andadura en los servicios de distribución de música digital, y con el primer iTV (ahora conocido como Apple TV) se lanzaron a por el vídeo. Desde entonces, Apple ha seguido trabajando sin descanso, ampliando sus horizontes.

Hoy en día, tenemos a nuestro alcance Apple Music, que parece haber logrado tomar el relevo de la propia iTunes Store y, de momento, mantenemos la tienda de películas y series, pero los cambios no solo les han afectado a ellos. Los productos de la compañía californiana también se han convertido en la puerta de acceso perfecta para los servicios de terceros, y con integraciones cada vez más ventajosas.

En mi caso particular, además de tener un iPad, un iPhone, Apple TV y Apple Watch, tengo una suscripción a Apple Music. Sumado a eso, también tengo contratado Netflix, Prime Video y acceso a Movistar+, por lo que tengo todas mis necesidades de entretenimiento bastante cubiertas. La cuestión es que no todos los servicios funcionan igual de bien con los productos de Apple, y a veces puede dar bastante rabia tener que buscar alternativas porque, por ejemplo, Movistar no tiene una app para Apple TV.

Apple Music y AirPlay 2 para darle ritmo a la rutina

En lo referido a la música, lo cierto es que no lo pensé demasiado a la hora de elegir Apple Music. Contraté el servicio principalmente por el Apple Watch, y acabé quedándome por la variedad que ofrece, que en ciertos casos es mejor que la que puede ofrecer Spotify. Estoy escuchando música durante bastante tiempo al día, con lo que para mi es realmente interesante el poder usar el reloj para acceder a mis listas y escuchar las canciones con mis Gear IconX fuera de casa o con los EarPods.

Cuando llego a casa, gracias a HomeKit y AirPlay 2, tan solo tengo que cambiar de fuente en el iPhone o decirle a Siri que reproduzca cualquier canción en la televisión para que salte rápidamente a los altavoces. Incluso, mediante Bluetooth, puedo conectarme al Echo Plus y reproducir la música desde ahí con total normalidad. Y si estoy trabajando en el ordenador, siempre puedo usar iTunes, que además me viene bastante bien para poder subir a mi iCloud alguna canción que no esté en Apple Music.

Las películas y las series, a un “Oye Siri” de distancia

Para el vídeo, la cosa es algo más complicada. Realmente, no son demasiadas las ocasiones en las que puedo disfrutar de una película o de una serie. Aun así, cuando tengo un momento, es bastante sencillo encontrar algo que me interese, sobre todo a través del Apple TV, que me permite acceder a todos los contenidos de las diferentes suscripciones con una sola búsqueda. Al menos, de aquellas que tienen una app dedicada para el dispositivo de Apple.

A diferencia de en el iPad o en el iPhone, que dependen de la disponibilidad de la app TV, en el Apple TV es tan rápido como presionar el botón de Siri y preguntarle por cualquier género. Una vez encuentro lo que quiero ver, tvOS me redirige al servicio en el que está disponible. No importa quién sea el proveedor, tan solo que tenga disponible la búsqueda universal.

Esta experiencia es igual de buena en la propia reproducción, ya que con un gesto puedes acceder a la información, los subtítulos, o el selector de fuente de sonido. Incluso, Siri te puede echar una mano, con comandos como “¿Qué es lo que han dicho?”, que vuelve atrás unos segundos y te muestra el diálogo por medio de los subtítulos.

Conclusiones y mejoras deseables

En definitiva, y antes de los cambios que Apple pueda hacer a finales de este mes, podemos ver que las mejoras en materia de entretenimiento no son especialmente increíbles, pero tampoco tienen que serlo. Esta es una muestra de que lo importante no es que te ofrezcan mil y una funciones diferentes, sino que te den la posibilidad de hacer lo que realmente quieres, lo más fácilmente posible. Por ejemplo, buscar cualquier película en varios servicios a través del Apple TV.

Te puede interesar | Apple ficha a Capitana Marvel, Brie Larson, para su plataforma de vídeo

Y lo más curioso de todo, es que no tenemos la experiencia completa. Si ya es cómodo en países como el nuestro, que son podrían considerarse como secundarios para Apple, en otros como Estados Unidos es aún mejor. Eso es lo único que les podríamos echar en cara en este sentido, que no nos presten tanta atención como a otros mercados y que nos perdamos funcionalidades como la app TV o Apple Music integrado con Amazon Alexa. Todo llegará con el tiempo, esperemos.