La pantalla del Galaxy S10 ha dejado en ridículo al iPhone XS

La pantalla del Galaxy S10 ha dejado en ridículo al iPhone XS

Compartir

Recientemente, Samsung presentó sus tres nuevos modelos de la línea Galaxy: Galaxy S10, Galaxy S10+ y Galaxy S10e. Estos tres smartphones serán la competencia directa del iPhone XS, del iPhone XS Max y del iPhone XR durante gran parte de este año 2019.

Desde que Apple adoptó la tecnología OLED en las pantallas de sus teléfonos móviles, la calidad de las mismas ha mejorado considerablemente. Pero Samsung tiene el control total de esta tecnología, y por ello no te sorprenderá saber que actualmente las pantallas de la línea Galaxy S10 son la mejores del mercado. Por supuesto, por delante de las pantallas del iPhone de Apple.

Te puede interesar | Xiaomi, cada vez más cerca de Apple: también subirá los precios de sus móviles

La evolución de la cámara frontal y su integración en la pantalla

Cuando Apple presentó su primer iPhone con pantalla OLED, lo hizo junto con un marco integrado en la pantalla (popularmente conocido como “notch”) para ofrecer espacio a los componentes de hardware que acompañan a la cámara frontal y al sistema de reconocimiento Face ID.

Al principio, fueron muchas las críticas recibidas por el “notch” a Apple. Sobre todo en términos de diseño. Pero, poco a poco, todos los fabricantes optaron por imitar el diseño del iPhone X y el “notch” se puso de moda en el mercado de los teléfonos móviles.

Hasta que, de repente, llegó Samsung. Los surcoreanos se resistieron a imitar el diseño del iPhone X. Algo realmente sorprendente teniendo en cuenta las tendencias de otras compañías como Huawei, Xiaomi, Oppo, etc.

Samsung no solamente ofrecía una alternativa con una estética visual, a priori, mucho mayor. Aunque al final todo depende del gusto de cada consumidor/a. Sino que, además, este año Samsung ha ido un paso más allá y ha desarrollado una pantalla Infinity-O que permite integrar la cámara frontal mediante un pequeño orificio situado en la esquina superior derecha.

Por supuesto, tanto el “notch” del iPhone como el diseño Infinity-O del Galaxy S10 cuentan con ciertas limitaciones de software inherentes a la tecnología actual. Ambas opciones roban irremediablemente una pequeña porción de la pantalla de sus respectivos smartphones. Pero todo parece sugerir que nos dirigimos en la dirección adecuada en lo referente a la evolución de los smartphones.

Ahora bien, no todo es perfecto dentro del asombroso mundo en el que nos sumerge el diminuto orificio del Galaxy S10 de Samsung. Obviamente, el orificio no es lo suficientemente grande como para albergar los componentes de hardware o sensores necesarios para un reconocimiento facial en condiciones.

En lugar de ello, Samsung ha optado por brindar a sus usuarios un lector ultrasónico de huellas integrado en la pantalla. Y es extremadamente conveniente. ¿Y es mejor que Face ID? Simplemente es cuestión de gustos y/o necesidades.

Te puede interesar | ¿Qué cámara es mejor, la de iPhone XR o la de Samsung Galaxy S10e?

La mejor pantalla de la historia de la industria de la telefonía móvil

Hablemos ahora sobre las características de la pantalla del Galaxy S10 que la convierten en la mejor del mercado. Desde DisplayMate la calificaron como “la pantalla OLED más avanzada” del mercado, y ofrece una gran cantidad de prestaciones que impulsan considerablemente la innovación tecnológica.

“El Galaxy S10 continúa con las impresionantes mejoras de las pantallas OLED y la tecnología. Como resultado, las pantallas OLED ahora ofrecen un rendimiento significativamente superior a las pantallas LCD.”

La pantalla OLED de 6,1 pulgadas del Galaxy S10 ofrece una alta resolución 3K Full HD+ de 3.040 x 1.440 píxeles con una densidad de 550 píxeles por pulgada. Tienen una reflectancia muy baja, solamente del 4,4 %. Además, brindan una impresionante precisión de colores muy difícil de diferenciar de la perfección.

También poseen gestión automática de colores, dos modos de uso y un brillo de pantalla de 1.215 nits, hasta un 17 % superior al de modelos de generaciones previas.

Por último, la pantalla del Galaxy S10 tiene la precisión más alta de contraste de imágenes y de intensidad de escalas. Todas estas características la convierten en la mejor pantalla del mercado, por delante incluso del iPhone XS y del iPhone XS Max.

Pero, además, para muchos consumidores la pantalla del Galaxy S10 tiene un diseño más bonito y funcional. ¿Qué opinas tú sobre este ámbito? ¿Te gusta el aspecto de su pantalla? ¿Crees que el orificio de la cámara influirá en la experiencia de usuario de su software? ¿Prefieres el “notch” del iPhone? Y, por último… ¿sacrificarías Face ID por un lector de huellas integrado en la pantalla?