Apple: “Alguien quiso influenciar nuestro testimonio en el juicio con Qualcomm”

Apple: “Alguien quiso influenciar nuestro testimonio en el juicio con Qualcomm”

Compartir

El juicio entre Apple y Qualcomm en Estados Unidos comenzó hace unas semanas, y nos está trayendo noticias muy sorprendentes. Ayer, era el turno para que un antiguo ingeniero de Apple testificara en el caso.

Hablamos de Arjuna Siva, un exempleado de Apple cuyo testimonio permitiría al jurado dilucidar sobre si Qualcomm debía nombrar a Siva como coinventor de una patente.

Ahora bien, desde Apple piensan que Qualcomm no está jugando limpio. La compañía de la manzana mordida ha dejado entrever que alguien ha intentado influenciar al testigo para cambiar su testimonio en el juicio.

Te puede interesar | Qualcomm vuelve a demandar a Apple… ¡por una patente inválida!

Un juicio de película

El testimonio de Arjuna Siva esclareció que él contribuyó con ideas propias sobre la tecnología de conectividad de datos móviles de la patente de Qualcomm. Pero no se autoproclamó como inventor de la patente.

Los argumentos de Apple se basan en que Arjuna Siva había inventado la tecnología de la patente junto a Qualcomm. Por lo tanto, su nombre debería estar registrado en la patente.

En cuanto a la patente, está relacionada con una tecnología que permite a un smartphone volver a recuperar la conexión a Internet rápidamente tras un proceso de reinicio.

Y ahora viene lo interesante. Juanita Brooks, miembro del consejo de Apple, ha declarado en un comunicado que la compañía tiene buenas razones para pensar que alguien ha intentado influir en el testimonio de Arjuna Siva.

“Apple tenía buenas razones para preocuparse de que se estaban tomando medidas para influir en el testimonio del señor Siva.”

Y no es la primera vez que Apple habla sobre manipulación de testigos en este caso. La semana pasada Arjuna Siva se negaba a declarar, y Apple acusó a Qualcomm de amenazar o chantajear a su testigo. Por su parte, desde Qualcomm califican las afirmaciones como “ridículas”. Y el juez Dana Sabraw mencionó que “no había ninguna evidencia”.