Una compañía china espera quitarle a Samsung la exclusividad de los paneles...

Una compañía china espera quitarle a Samsung la exclusividad de los paneles OLED del iPhone

Compartir

Los iPhone no son sólo el trabajo de Apple. Su diseño es la pieza fundamental, sí, pero es la combinación de diferentes tecnologías lo que hace posible que podamos tener en nuestras manos sus productos, y no todas tienen por qué ser fabricadas por los de Cupertino. Por ejemplo, uno de los principales componentes, el panel OLED, es producido por el que es su principal rival en la industria de la telefonía móvil, Samsung. Al menos, mientras mantengan la exclusividad.

Según 9to5Mac, la compañía asiática podría estar a punto de perder esa exclusividad que mantiene con Apple en materia de producción de paneles, o eso es lo que dice un fabricante chino llamado BOE, que estaría aspirando a convertirse en uno de los nuevos proveedores de los de la manzana. La compañía habría estado trabajando en una tecnología de paneles flexibles similar a la que Samsung le presentó a Apple. De hecho, Huawei, que también tiene su propio móvil flexible, sería uno de sus actuales clientes.

Para Apple, BOE no es ningún desconocido. Este fabricante es el más grande de China, y ya es uno de los proveedores de los paneles del iPad y del MacBook. Por si fuera poco, habrían estado tratando de convencer a los californianos con líneas de producción dedicadas para el iPhone, pero aún no hay una decisión firme sobre esta cuestión. Por el momento, BOE competiría contra Sharp, LG, y Japan Display, que también estarían tratando de lograr los pedidos de Apple de paneles OLED.

Te puede interesar | Todos los iPhone de 2020 tendrán pantallas OLED

En cualquier caso, parece claro que Samsung no será el proveedor exclusivo de paneles OLED para el iPhone por mucho tiempo, al menos si está en las manos de Apple. Al final, para Apple es mucho más cómodo trabajar con varios proveedores, a fin de evitar posibles problemas en la producción que puedan dar lugar a roturas de stock. Y quién sabe, quizá les ayude a que en el futuro todos los teléfonos tengan paneles OLED y dejen los LCD atrás, aunque quizá esto ya es demasiado pedir.