Un poco de tele y mucho de móvil: estos son mis dispositivos...

Un poco de tele y mucho de móvil: estos son mis dispositivos de Apple

Compartir

Llevamos ya varias semanas echándole un vistazo al equipo de los distintos editores de este blog, desde Jesús a Nacho, pasando por Sergio y Ángel. Así, habéis podido conocer los productos de Apple que, de una forma o de otra, les ayudan a que cada día cumplan sus objetivos. Hoy es mi turno, asi que os haré una pequeña presentación de todos los productos que utilizo, o más bien, de las razones por las que los uso a diario.

Personalmente, llevo usando dispositivos de Apple desde hace ya más de una década, y como en el caso de muchos, mi primer producto fue un iPod Nano. De ese pequeñajo aún tengo muy buenos recuerdos, y lo mejor de todo es que aún funciona como el primer día. Esa experiencia tan grata hizo que me enamorase de la marca y de lo que fabricaba, con lo que cuando tuve la posibilidad de comenzar a comprar más productos, no lo dudé ni por un solo momento.

Más de diez años con Apple en mi día a día

Así, y tras varios cambios por el camino, actualmente uso un iPhone 8, un Apple Watch Series 4, un iPad Air 2 y un Apple TV 4K. Básicamente, es como tener toda la línea de dispositivos móviles de Apple, lo que me permite tener una experiencia bastante interesante gracias al ecosistema que ha ido creando la compañía, y del que hemos hablado recientemente. Aún falta alguna pieza, como un Mac, pero por ahora ese es mi equipo, y la verdad es que no podría haber elegido mejor.

Pero mis compañeros ya os han hablado de cada uno de ellos, y lo cierto es que no tendría sentido volver a explicar las características de cada uno, las que hacen que sean nuestros preferidos entre tantas opciones, porque es algo que ya han hecho de forma muy acertada. Personalmente, prefiero contaros las razones por las que estoy enganchado a Apple, y aquellas que harán que lo siga estando por muchos años más. Y la principal es el diseño.

Un diseño coherente que hace que acabemos comprando todos sus productos

Es el gran cliché de Apple, porque todos estamos aburridos de escuchar que la gente compra se compra un iPhone por el diseño del propio teléfono y por el del sistema operativo cuando podríamos hablar de tantas otras cosas que también nos han influido. Sin embargo, siempre mencionamos lo mismo, y lo cierto es que creo que hacemos bien, porque hay que celebrar que haya una compañía capaz de crear un diseño tan consistente entre tantos productos. Conceptos que te enamoran desde el mismo momento en que los conoces.

Cuando tuve la oportunidad de comprar mi primer iPhone, lo hice por la simple razón de que estaba muy cansado de que en Android cada aplicación tuviese sus propias líneas de diseño. Me ponía nervioso tener que aprender a usar diferentes UIs porque en muchos casos no se seguían las directrices establecidas por Google. Y ni siquiera Material Design logró solucionar eso, aunque hay que reconocer que logró imponer ciertos aspectos que se han ido manteniendo, como los menús laterales.

Lo que terminó de engancharme a Apple: un reloj, una tele 4K y una tablet

Traté de volver a Android un tiempo después, con un Galaxy S7 Edge, pero entonces me dí cuenta de que estaba atado a iOS por otro motivo: el Apple Watch. Creo que todos estamos de acuerdo en que no hay ni un solo reloj de la competencia que se le acerque al reloj de Apple, al menos en su software, y eso que al principio era desastroso. Y una vez comienzas a usarlo, es muy probable que con el tiempo te cueste bastante dejarlo atrás, que es una de las cosas que me ocurrieron a mí, y que me hicieron volver.

En el caso del iPad y del Apple TV, la elección era bastante más sencilla que entre Android y iOS. En el caso del primero, el nivel de las apps del iPad era (y sigue siendo) superior a el de otras alternativas de la misma categoría de producto y al mismo nivel de precio. En cuanto al Apple TV 4K, todo se redució a dos decisiones que tomo Apple, y que también se aplicaron en el iPhone X, que fueron darle compatibilidad con Dolby Vision, el estándar de HDR más avanzado, y poner las películas en 4K al nivel de las HD.

Conclusiones: “lealtad” hasta que nos convenga

Por supuesto, con el tiempo la competencia ha ido mejorando, y probablemente los puntos que he mencionado ya no son válidos en algunos casos, pero lo importante es que en el momento de la compra estaban ahí. De poco sirve que las otras empresas se intenten poner al nivel de Apple si tú ya has comprado sus productos. Ahora, por ejemplo, me llegué a plantear cambiar mi iPhone 8 por un Galaxy S10, pero esa idea duró lo mismo que tardé en recordar lo mucho que eché de menos los productos de esta compañía.

Te puede interesar | La rutina diaria y Apple: todo el entretenimiento del mundo

Con todo, he acabado con los principales productos móviles de Apple y con un poco de la experiencia que han creado para los hogares y, a menos que se de alguna circunstancia ajena a mi control, seguirá siendo así por mucho tiempo. Quizá en el futuro logren convencerme de que merece la pena volver a Android, o quizá otra compañía pueda tomar el relevo de Apple en las categorías de producto que se avecinan, como las gafas de RA, pero por ahora, así me voy a quedar.