Un estudio de Apple Watch revela el porcentaje de usuarios con problemas...

Un estudio de Apple Watch revela el porcentaje de usuarios con problemas cardiovasculares

Compartir

Desde Stanford Medicine han llevado a cabo un estudio conocido como Apple Heart Study en la 68ª Exposición Anual Científica del Colegio de Cardiología de América en Nueva Orleans.

Dicho estudio analizaba cómo el Apple Watch envía notificaciones a los usuarios que tienen problemas de ritmo cardiaco. En el estudio englobaba a más de 400.000 participantes. Al parecer, 2.000 de ellos recibieron notificaciones sobre un ritmo irregular en los latidos de su corazón.

En definitiva un 0,5 % de los usuarios de Apple Watch tiene problemas cardiovasculares.

Te puede interesar | Este hombre dice que el Apple Watch Series 4 ha salvado su vida detectando un problema de corazón

El Apple Watch como instrumento salvavidas

El caso más grave y más común entre todas las enfermedades del corazón es la fibrilación auricular. Se trata de una arritmia cardiaca muy frecuente y que se caracteriza por unos latidos auriculares muy irregulares.

Como parte del estudio, si se detectaba un ritmo cardiaco anormal, cualquiera de los 419.093 participantes recibiría una notificación en su Apple Watch y en su iPhone. Acto seguido, acudirían a una consulta con un doctor y un electrocardiograma para la monitorización de su salud.

Jeff Williams, director de operaciones de Apple, mencionaba lo siguiente sobre este estudio del Apple Watch:

“Estamos orgullosos de trabajar con Stanford Medicine mientras conducen esta importante investigación y tratan de avanzar en el aprendizaje del impacto del Apple Watch en la comunidad médica. Esperamos que los consumidores continúen obteniendo información útil sobre la salud de su corazón a través del Apple Watch.”

Como mencionábamos previamente, aproximadamente 2.095 personas recibieron una notificación que indicaba que su ritmo cardiaco era irregular. Apple anunció el inicio de este estudio en colaboración con Stanford en noviembre de 2017 y dejó de aceptar a nuevos participantes a partir de agosto de 2018. Ha sido uno de los estudios sobre problemas cardiovasculares más importantes de la historia.