El nuevo anuncio de Samsung es la mejor publicidad de Face ID...

El nuevo anuncio de Samsung es la mejor publicidad de Face ID que verás hoy

El Galaxy S10 tiene un lector de huellas dactilares ultrasónico, aunque no obra milagros

Compartir

Los smartphones son, junto con las tabletas, los compañeros perfectos en la cocina. Podemos buscar recetas culinarias o abrir aplicaciones cuya función principal es recogerlas y compartirlas con sus usuarios. Además, YouTube es una buena forma de aprender a cocinar ciertos platos por ser totalmente visual.

Pero lo habitual en la cocina es mancharse las manos, y manipular estos dispositivos con las manos sucias es una experiencia muy desagradable. Al menos hay que tocar una vez la pantalla para que se active, y dependiendo de su sistema de bloqueo facial o por huella es posible que necesitemos otra interacción más.

Samsung ha querido mostrar en vídeo lo fácil que es utilizar su Galaxy S10 mientras cocinamos gracias a su sensor de huellas dactilares ultrasónico. Este sensor está integrado en la pantalla y, supuestamente, ofrece un mejor funcionamiento que otros como el Touch ID. No obstante, es tan poco creíble que varios usuarios que lo han probado cuentan que no todo es tan maravilloso como la surcoreana quiere hacer ver.

Los sensores de huella dactilar, por ultrasónicos que sean, no funcionan bien con los dedos sucios

El vídeo es muy simple, intercalando frases y escenas de un hombre en la cocina elaborando una salsa pesto. Así lo confirma el título del vídeo: Ultrasonic Fingerprint ID on the Galaxy S10: Pesto Fingers (Sensor de huellas dactilares ultrasónico en el Galaxy S10: dedos de pesto). Mientras el protagonista sigue los pasos de la receta la pantalla se bloquea, lo que no puede seguir. En lugar de lavarse las manos coloca uno de sus dedos pringosos en la parte inferior de la pantalla y ¡voilà!, a continuar con la salsa.

Si bien es una buena publicidad para los amantes de la cocina no es, ni de lejos, así de bonito y fácil como se ve en el vídeo. En los comentarios se puede ver a gente que lo ha intentado, asegurando que no es ni de lejos tan preciso como lo pintan. Y es que un sensor ultrasónico de huellas dactilares es mejor que uno tradicional, pero no hace milagros. En este tipo de ocasiones es mucho mejor un sistema de reconocimiento facial como el Face ID de los últimos iPhone y iPad. Al menos no deja la pantalla pringosa como el de Samsung…