¿Por qué Apple ha cancelado su base AirPower?

¿Por qué Apple ha cancelado su base AirPower?

La base AirPower ha sido cancelada y estos podrían ser los motivos de Apple.

Compartir

El viernes a última hora una noticia caía como un jarro de agua fría entre muchos usuarios de Apple: la base de carga inalámbrica AirPower nunca saldría a la venta. Uno de los ejecutivos de Apple se encargaba de dar la noticia sobre la cancelación de la base AirPower sin más motivos que “no cumple nuestros altos estándares”.

El retraso de más de un año la base no era un buen augurio y los rumores han especulado en numerosas ocasiones con la cancelación definitiva, pero parecía que Apple había resuelto los problemas y la base AirPower aparecería en la web de Apple al estilo de los AirPods 2 o los nuevos iPad.

Cuanto más cerca creíamos estar Apple rompió con todo y anunció que la base AirPower nunca vería la luz. Pero ¿por qué? Es la pregunta que todos nos hacemos y que desde iFixit nos han intentado responder.

AirPower: demasiado para la tecnología actual

Antes de pasar a debatir los problemas, hay que señalar que se trata de un gran fracaso por parte de Apple y no creo que Tim Cook esté contento con los responsables. La base AirPower se presentó hace más de un año y Apple no ha conseguido en ningún momento fabricad un producto válido, por lo que se lleva una valiosa lección: no presentes algo con tantas posibilidades de fracaso.

Analizando los supuestos problemas que la base de carga de Apple ha podido tener se puede llegar a una conclusión clara: la tecnología actual no permite diseñar una base de carga inalámbrica como Apple quería que fuera la AirPower.

Sobrecalentamiento e interferencias

Estos son los dos motivos principales por los cuales la base AirPower ha sido cancelada, Apple no ha dado explicaciones de forma oficial, pero viendo el funcionamiento y las patentes de Apple los expertos entienden que aquí es donde hay problemas.

La base AirPower de Apple no es como las demás que encontramos en el mercado, ni siquiera como las demás que permiten cargar varios dispositivos. Las bases de carga inalámbrica utilizan la inducción electromagnética para cargar los dispositivos. Tanto la base como los dispositivos cuentan con una bobina de alambre, al situarse próximas se crea un campo electromagnético que carga el dispositivo.

Las bases de carga actuales cuentan con un máximo de 3 bobinas colocadas en ciertos puntos y distanciadas unos cm. Por este motivo a la hora de cargar el iPhone en una base de carga inalámbrica debemos “encontrar el punto” en el que se carga ya que si mueves un poco el dispositivo la carga no funciona.

Apple quería solucionar esto con la utilización de hasta 30 bobinas superpuestas unas al lado de las otras, de esta forma no hay que “encontrar el punto de carga” solo dejar el iPhone sobre la superficie de la base.

En teoría se trata de una idea innovadora pero al práctica no es tan sencilla. La carga inalámbrica genera calor ya que los metales de la bobina lo generan al cargar los dispositivos. Es apreciable en dispositivos con una sola bobina, por lo que en la AirPower, que podría contener decenas de ellas, el problema es más grave.

Los rumores siempre han indicado que los mayores problemas de Apple con la AirPower eran por sobrecalentamiento y parece que Apple no los ha conseguido solucionar, pero no eran los únicos. Según varios expertos, el sobrecalentamiento podría ser el menor de los problemas.

La inducción electromagnética con la que este tipo de bases cargan nuestros dispositivos no es perfecta, se emite radiación durante el proceso que no es peligrosa en pequeñas cantidades pero que podría crear problemas en algunos dispositivos. Por ese motivo hay organismos reguladores que fijan los límites para que todos los dispositivos sean completamente seguros. Por ejemplo la FCC, organismo de regulación de EEUU, establece en este caso un máximo de 50 mW/cm^2 a 8 cm del dispositivo.

De nuevo la utilización de varias bobinas sería muy perjudicial ya que las ondas de cada una de ellas se sumarían y podrían sobrepasar los límites marcados. Esto haría, por ejemplo, que personas con un marcapasos pudieran tener interferencias si están cerca de la base.

Uno de los expertos consultados por iFixit, William Lumpkins, especula con que este podría haber sido el verdadero problema. A menudo a la hora de diseñar no se tienen en cuenta este tipo de límites, es algo que suele dejarse para el final. Es posible que Apple no haya conseguido que su base AirPower emita por debajo de los límites marcados por los organismos que velan por la seguridad y, conociendo la importancia de la salud para Apple, hayan decidido cancelar definitivamente el proyecto.

No sabemos cuáles han sido exactamente los problemas pero estas son dos de las teorías más probables. Si nos centramos en la frase de Apple, “no cumple nuestros altos estándares”, quizás el motivo de las emisiones sea el que más se acerca a esa idea, aunque probablemente nunca lo sabremos.