¿Que supondría que Apple utilizara sus propios procesadores ARM en los Mac?

¿Que supondría que Apple utilizara sus propios procesadores ARM en los Mac?

Los rumores indican que los Mac con ARM llegarán en 2020, te mostramos las ventajas y los inconvenientes.

Compartir

Uno de los rumores más recurrentes de los últimos años afectan a los Mac y supondrían un cambio estratégico muy importante para Apple. Los procesadores Intel se han convertido prácticamente en el estándar del mercado y Apple los utiliza en todos sus ordenadores, desde el iMac a los MacBook.

Sin embargo, los rumores afirman que Apple podría dejara atrás a Intel y la arquitectura x86 y comenzar a diseñar sus propios procesadores ARM para los Mac.

x86 vs ARM

Intel es una compañía con una calidad contrastada, pero el no tener apenas competencia hace que la evolución de los procesadores se haya estancado estos últimos años. Los procesadores que utiliza Intel cuentan con una arquitectura llamada X86 que cuenta con grandes ventajas en ordenadores pero que en otros dispositivos como los smartphones no tienen cabida debido a su alto consumo, ahí es donde entran los procesadores ARM.

Durante estos años en los que Intel se ha estancado hemos visto como los procesadores con arquitectura ARM evolucionaban de forma asombrosa. Estos son los procesadores que utilizan los smartphones y tablets como el iPhone y el iPad. Su mejora estos últimos años ha sido exponencial recortando cada año las distancias con la potencia que tradicionalmente tenían los procesadores Intel. Además aquí tenemos muchas marcas desarrollando, Apple, Samsung, Qualcomm o Huawei, por lo que la competencia es feroz.

Hasta ahora el cambio de la arquitectura x86 a ARM no tenía ningún sentido ya que la potencia de los primeros lo hacía inviable, pero la evolución de los últimos años hace que la posibilidad a medio plazo exista. Esto podría tener ventajas e inconvenientes por lo que la decisión no es nada sencilla. Apple ya tubo que migrar hace unos años a la arquitectura X86 desde los antiguos procesadores PowerPC, pero este tipo de saltos son complicados.

Cada arquitectura es diferente y el cambio, a grandes rasgos, exige que tanto el sistema operativo como todas las aplicaciones que hay disponibles se tengan que rediseñar. Esto es una tarea bastante difícil por lo que hasta ahora esto estaba descartado.

Ventajas de que los Mac se cambien a ARM

La principal ventaja para Apple de este cambio es que pasaría a controlar aún más el hardware que incluyen sus dispositivos. Esto significa que podría desarrollar procesadores específicos para cada modelo de Mac sin tener que esperar a que Intel actualice los procesadores. Apple sería la que controlara el proceso y haría que sus dispositivos fueran únicos.

Al igual que sucede con el iPhone o los iPad, Apple podría programar un evento anual de renovación sin tener que esperar a Intel y así los usuarios tendríamos mucho más claro cuándo se van a actualizar los ordenadores de la compañía.

Otra gran ventaja que ofrecen los procesadores ARM es que consumen mucha menos energía que los x86. Un iPad Pro de 12,9 pulgadas ofrece la misma, o más, autonomía que un MacBook Air en un diseño que ocupa la mitad de espacio y con una batería mucho más pequeña. Los Mac con ARM podrían tener una batería asombrosa.

Por último, la llegada de los procesadores ARM podría dar un gran salto en cuanto al número de aplicaciones y programas disponible para Mac. Comparado con Windows, macOS cuenta con muy pocas aplicaciones pero Apple cuenta con una gran ventaja en aplicaciones para ARM con su App Store. La llegada de ARM a los Mac facilitaría la creación a todos los desarrolladores que publican en la App Store de iOS.

Inconvenientes de que los Mac se cambien a ARM

El principal está muy claro: rediseñar todo el sistema y las aplicaciones aplicaciones que ahora mismo tenemos disponibles para macOS. Esto obligaría a Apple a crear una herramienta capaz de transformar aplicaciones creadas para x86 en aplicaciones ARM que facilitara el proceso, algo que probablemente ya estén preparando. No es la primera vez que lo hacen, cuando cambiaron los procesadores PowerPC por los Intel Apple creó Rossetta, una herramienta capaz de convertir apps diseñadas para PowerPC.

Hasta ahora lo que hemos visto es lo contrario, aplicaciones de iOS, es decir ARM, que funcionarán sin problemas en los Mac con Intel, x86, con el proyecto “Marzipan”. No sabemos si se trata solo de un primera paso, pero Apple sabe ello que hace y seguramente sea un proyecto en el que llevan años trabajando.

La segunda gran desventaja viene a la hora de utilizar otro sistema como Windows. Gracias a Boot Camp Apple permite tener instalado Windows en cualquier Mac y esto hace que de forma muy sencilla puedas cambiar de sistema para jugar o ejecutar programas exclusivos. El salto a ARM probablemente provoque la desaparición de esta función.

Además de esto, el cambio a procesadores ARM se lo pondrá mucho más difícil a los Hackintosh, ordenadores con componentes genéricos a los que instalas macOS. Con procesadores propios de Apple probablemente también dejen de existir.

Una transición que puede durar años

Es poco probable que Apple de el salto de un año para otro, este tipo de transiciones pueden durar años ya que el ciclo de vida de los ordenadores es largo. Los rumores indican que estos primeros Mac con ARM llegarían en 2020. El MacBook es el principal candidato a incluir un procesador ARM, un ordenador que no parece tener su sitio en la gama actual.

Sin embargo es probable que Apple siga vendiendo ordenadores con Intel mientras se hace esta transición. Ahora mismo los procesadores ARM no están a la altura de la potencia que ofrecen, por ejemplo, los Intel i7, por lo que los Mac más potentes tendrán que esperar.