Demandan a Apple por las baterías hinchadas del Apple Watch

Demandan a Apple por las baterías hinchadas del Apple Watch

Internet está lleno de testimonios similares, y Apple no ha puesto fin al problema

Compartir

El Apple Watch, al igual que el resto de relojes inteligentes, es una gran obra de ingeniería. Almacenar tantos componentes en un espacio tan reducido no debe ser fácil. Es algo más que un Tetris extremo, ya que todos los elementos deben convivir en harmonía sin causarse problemas entre ellos.

Aunque el Apple Watch no es un dispositivo que suela dar grandes problemas a sus propietarios, hay uno especialmente preocupante que se ha repetido a lo largo del mundo. Tal es su magnitud que se ha presentado una demanda contra Apple pidiendo justicia.

Un defecto muy común de las baterías de ion-litio

Apple Watch sin pantalla | Fuente: TheRegister

Gina Priano-Keyser, residente de Nueva Jersey (Estados Unidos), ha cumplimentado una proposición de demanda contra Apple en la Corte del Distrito de dicho país. Y es que hay un problema muy común que afecta a todas las generaciones del Apple Watch y al que los de Cupertino todavía no han puesto solución: las baterías hinchadas.

La batería, al “inflamarse”, provoca que la pantalla del reloj inteligente se salga del cuerpo, dejando ver los componentes internos. En el mejor de los casos queda colgando, aunque muchas veces sale disparada por la presión. Como recoge MacRumors, no es un problema de uso, ya que puede suceder tanto en unidades con varios años en funcionamiento como en las recién estrenadas o con muy pocos días a sus espaldas.

Apple es consciente del problema y, en anteriores ocasiones, ha ofrecido reparaciones gratuitas hasta tras años después de haber adquirido el Apple Watch. No obstante, a pesar de que es un fallo ajeno al consumidor, los californianos aseguran que se ha producido por un mal uso o daños accidentales.

Así es el caso concreto de Gina Priano-Keyser

Así quedó el Apple Watch de Keyser tras que su hija intentara colocar la pantalla de nuevo en su sitio.

La afectada compró su Apple Watch Series 3 en octubre de 2017, es decir, prácticamente nada más salir a la venta. Todo fue bien con él hasta que en julio de 2018, mientras estaba recargando la batería, la pantalla se soltó del cuerpo y se rompió. Su hija consiguió volver a colocarla en su sitio pero, desde entonces, es prácticamente inútil.

Cuando fue a la Apple Store más cercana a su domicilio —con cita previa— la persona que la atendió le denegó la reparación gratuita, teniendo que abonar 229 dólares si quería que volviera a funcionar.

Este no es un caso aislado. En la red, sobre todo en los foros de soporte de Apple, se pueden leer testimonios de decenas de usuarios con experiencias similares. Lo sorprendente es que Apple todavía no haya puesto solución a este fallo (ni al del teclado de los MacBook). Salvando las distancias, recuerda mucho a los Galaxy Note 7 de Samsung que explotaban por sorpresa.