El ECG del Apple Watch salva a un escéptico tras su llegada...

El ECG del Apple Watch salva a un escéptico tras su llegada a Europa

El electrocardiograma del Apple Watch ya tiene sus primeros usuarios satisfechos.

Compartir

Hace poco menos de una semana, Apple nos sorprendió con la llegada del ECG del Apple Watch a varias regiones de Europa. La actualización de watchOS 5.2 habilitó esta función que tanta polémica ha estado levantando estos últimos meses, pero que queríamos probar con entusiasmo. Al final, se trata de una de las grandes novedades del Apple Watch Series 4, que parecía algo incompleto sin tener esta característica disponible por defecto desde el lanzamiento.

En cualquier caso, el que un reloj inteligente te haga un electrocardiograma no es ninguna tontería, y precisamente por eso muchos ponían en duda su utilidad frente al clásico chequeo regular con el médico de cabecera. Sin embargo, nadie se imaginaba que esos escépticos acabarían comprobando la eficacia del dispositivo en sus propias carnes. Especialmente después de describir la función como algo diseñado únicamente para satisfacer a los hipocondríacos.

Este es el caso de un usuario alemán de un Apple Watch, que recientemente compartió su historia con el diario FAZ y que ahora muestra 9to5Mac. En su relato, explicó que nunca había tenido ningún síntoma, y que simplemente había decidido probar la función por mera diversión. Para su sorpresa, el reloj comenzó a advertirle de una posible fibrilación auricular. Tras esto, consultó a un amigo suyo que era doctor, y este le indicó que podría ser un error de medición. Nada más lejos de la realidad.

Te puede interesar | Los paneles OLED del Apple Watch Series 5 serán de Japan Display

Tras un examen médico más exhaustivo, el usuario fue diagnosticado con fibrilación auricular. Ahora, tras haber podido probar el funcionamiento del ECG del Apple Watch y con la seguridad de que le habría ayudado a prolongar su vida, indica que ahora ve este tema desde una nueva perspectiva. Desde luego, no es algo por lo que nos gustaría pasar, pero está bien saber que tenemos un guardián en nuestras muñecas. Por si las moscas.