El sensor de huellas ultrasónico de Samsung Galaxy S10 se puede saltar...

El sensor de huellas ultrasónico de Samsung Galaxy S10 se puede saltar con una foto y una impresora 3D

Hasta la seguridad más innovadora se puede saltar.

Compartir

Los nuevos Galaxy S10 de Samsung han llegado al mercado con un sistema de reconocimiento de huellas con unos sensores integrados en la pantalla.

Este sistema cuenta con un sensor de huellas ultrasónico que pretende revolucionar la seguridad de los smartphones. En lugar de usar una imagen a través de la pantalla, usa ondas ultrasónicas para realizar un mapeo de las huellas dactilares ofreciendo más precisión y seguridad.

Pero el sensor ultrasónico de Samsung ha recibido muchas críticas entre los usuarios. Muchos se quejan de que da muchos errores de lectura y que no es el acceso más ideal al dispositivo. Además… su seguridad tampoco es la mejor del mundo. Hace poco veíamos cómo se podía saltar el reconocimiento facial y ahora un usuario ha logrado engañar al reconocimiento de huellas con una impresora 3D.

Te puede interesar | La pantalla del Galaxy S10 ha dejado en ridículo al iPhone XS

Así han logrado engañar al sensor de huellas del Galaxy S10 de Samsung

Un usuario de Reddit bajo el alias Darkshark9 se las ha ingeniado para saltarse la seguridad del sensor de huellas ultrasónico utilizando una cámara de smartphone y una impresora 3D. Lo que hizo fue tomar una foto de su huella dactilar desde una copa de vino, y después de un pequeño proceso de edición fotográfica para aclarar las imágenes, lo convirtió en un modelo 3D para imprimir su huella con la impresora AnyCubic 3D.

I attempted to fool the new Samsung Galaxy S10’s ultrasonic fingerprint scanner by using 3d printing. I succeeded. from r/galaxys10

Algunos usuarios en Reddit hacían bromas comentando que ni tan si quiera ellos pueden “saltarse la seguridad” del Galaxy S10 con sus propias huellas dactilares y que tal vez necesitarían una impresora 3D para desbloquear sus dispositivos. De esta forma, hacen referencia a las dificultades que presentan los sensores de huellas integrados en la pantalla de los smartphones.