El tercer co-fundador de Apple vendió el 10% de la compañía por...

El tercer co-fundador de Apple vendió el 10% de la compañía por 800 dólares hace 43 años

Una decisión tomada 12 días después de la fundación de Apple.

Compartir

Quizás no muchos lo sepan pero Apple tuvo tres fundadores, todos conocemos a Steve Jobs y Steve Wozniak, pero Ron Wayne ha quedado en el olvido. Quizás el motivo sea el que él mismo describe en su biografía: perdió miles de millones de dólares vendiendo sus participaciones en Apple al poco de su fundación.

Apenas 12 días después de la fundación de Apple, Ronald Wayne vendió su participación del 10% por apenas 800 dólares. El problema fue que, a diferencia de Jobs y Wozniak, Wayne tenía patrimonio que podría han sido incautado por los potenciales acreedores en caso de problemas.

De 800 dólares a 35.000 millones

En un nuevo libro llamado Adventures of an Apple Founder, “Las aventuras de un fundador de Apple”, Wayne ha querido contar su historia del por qué de su decisión. El propio Steve Wozniak ha participado en el libro. Hace 77 años, trabajó con Jobs y Wozniak en Atari poco antes de que el los tres dejaran la compañía para trabajar en el primer ordenador de Apple.

Te puede interesar | ¿Por qué la manzana de Apple tiene un mordisco?

Sin embargo no formaba un equipo ni eran tan amigos como los dos Steves, ni su participación fue tan importante en el proyecto de Apple. Se le atribuye el diseño del primer logo de Apple y Wayne obtuvo por sus trabajos el 10% de la compañía.

Sin embargo, apenas pasados 12 días Wayne debió de informarse mejor y vendió su participación en Apple por apenas 800 dólares para evitar posibles problemas en caso de que la empresa no funcionaria bien. Hoy, esa participación del 10% de Apple equivaldría a unos 35.000 millones de dólares.

Wayne decidió seguir una carrera en investigación científica en otro lugar y nunca llegó a ser alguien importante en Apple, sin embargo en su momento tomo una decisión acertada, al menos así él lo defiende en este libro. Sin embargo podría haberse convertido en alguien multimillonario esperando tan solo unos años.