El lector de huellas del antiguo iPhone 6s sigue siendo más rápido...

El lector de huellas del antiguo iPhone 6s sigue siendo más rápido que el de el Samsung Galaxy S10+

Tiene la misma generación de Touch ID que el iPhone 8

Compartir

Apple volvió a cambiar las reglas del juego con el iPhone 5s. No solo fue el primer terminal de la compañía en estrenar el sensor de huellas dactilares Touch ID, sino que también fue uno de los primeros smartphones en incorporar un sensor de estas características en el mundo. Durante varios años siguió incorporándolo en el botón de inicio hasta que llegaron los iPhone 8 y X. El primero continuó llevándolo, pero el segundo no, apostando por el reconocimiento facial con Face ID.

Aunque Apple dejará de implementarlo poco a poco en sus dispositivos (los últimos iPhone ya no lo llevan, y el iPad Pro de tercera generación tampoco), todavía sigue presente en algunas de las tabletas más recientes y en varios de sus smartphones (además de MacBook). Pero no solo ella sigue utilizándolos, sino que prácticamente todos los fabricantes lo integran de una u otra manera en sus equipos.

Por ejemplo, Samsung ha introducido un sensor de huellas dactilares ultrasónico en la pantalla del Galaxy S10+. Este tipo de sensores usan el sonido para leer las formas de las huellas de los dedos. Para saber cómo de bueno es, lo han puesto a prueba junto a otros de los smartphones más populares, entre los que se encuentra el iPhone 6s.

3 pruebas, un solo ganador

Los chicos de PCWorld han puesto a examen los escáneres de huella dactilar de los Galaxy S10+, OnePlus 6T, Galaxy S9 y iPhone 6s. El test consiste en tres pruebas: velocidad, precisión y diferentes condiciones.

En el de velocidad se evalúa lo rápido que se desbloquea el smartphone al poner el dedo sobre el lector. 10 repeticiones, varias rondas y se empezaba de nuevo si algún escaseado daba error.

En la de precisión se evalúa lo rápido que se puede sacar el teléfono del bolsillo para desbloquearlo. Al igual que en el de velocidad se repite la prueba varias veces. Para evaluarlo mejor el examinador cierra los ojos para ver lo fácil que es encontrar el sensor sin mirarlo.

Por último, en la de diferentes condiciones, ver cuán preciso es el lector a la hora de desbloquear teniendo el dedo mojado en agua, con jabón o sucio (azúcar en polvo).

El ganador de las pruebas de velocidad y precisión es el iPhone 6, mientras que el Galaxy S10+ fue el único que consiguió leer la huella dactilar en más ocasiones con los dedos mojados. La razón de que no se utilizó un iPhone 8 para la prueba es que tanto el 6s como este cuentan con la segunda generación de Touch ID, por lo que ambos sensores son idénticos.