Así convenció Steve Jobs a Tim Cook para que se incorporara a...

Así convenció Steve Jobs a Tim Cook para que se incorporara a una Apple cerca de la bancarrota

Tim se resistió al principio pero al final Steve Jobs le convenció para que se sumara a Apple.

Compartir

Tim Cook era un gran ejecutivo antes de unirse a Apple con apenas 37 años, había trabajado en empresas de la talla de IBM o Compaq. Tim estaba muy a gusto en Compaq, una marca por aquel entonces líder de ventas de ordenadores y había rechazado en algunas ocasiones las ofertas de Apple.

Sin embargo, Steve vio algo en él y no desistió hasta que consiguió contratarlo para Apple. Todo sucedió en una reunión que mantuvieron los dos últimos CEOs de Apple y con la que Tim quedó maravillado.

Jobs estaba haciendo cosas totalmente diferentes

Cuando los dos se reunieron por primera vez, Steve le explicó su estrategia y su visión sobre Apple. Jobs describió a Cook un producto que harían temblar el mundo de la informática con un diseño deferente a cualquier otro ordenador que se hubiera visto antes.

Tim Cook estaba bastante intrigado sobre este nuevo dispositivo, Jobs le dio una imagen de la tecnología completamente nueva, fresca y emocionante.

“Me contó un poco sobre el diseño, lo suficiente para sentirme realmente interesado”

Una vez finalizada la reunión Tim se fue bastante intrigado y con muchas dudas en su mente. Todos los amigos a los que preguntaba le daban la misma respuesta, “no te vayas a Apple, quédate en Compaq”. Por aquel entonces Apple era una empresa que estaba cerca de bancarrota.

“Cualquier consideración puramente racional de pros y contras era favorable a Compaq y la gente que me conocía mejor me aconsejaron permanecer en el Compaq”

Tim sabía que todo estaba en contra y que no era racional dejar su empleo por el sueño de diseñar esas maravillas que Jobs le había comentado. Sin embargo, a pesar de no tener sentido, en marzo de 1998, Jobs contrató a Cook, de 37 años, como vicepresidente senior de operaciones en todo el mundo, con un sueldo base de 400.000 dólares y una prima de 500.000.

Esta historia es solo una de las que podemos encontrar en al reciente biografía de Tim Cook, uno de nuestros libros sobre Apple recomendados. Por cierto, ese producto del que Jobs habló a Cook era el colorido iMac G3, uno de los primeros diseños de Jony Ive.