El iPhone se convierte en un escáner de ultrasonidos para ayudar a...

El iPhone se convierte en un escáner de ultrasonidos para ayudar a salvar vidas en África

Los médicos lo utilizan para sus consultas.

Compartir

En algunos poblados de África la tecnología y los ordenadores son prácticamente inexistentes. En estos lugares tan remotos, el iPhone resulta un aparato extremadamente útil. Especialmente si le acoplas un escáner de ultrasonidos.

En Bushoro, Uganda, el Dr. Cherniak utiliza su iPhone para analizar a sus pacientes. Solo tiene que conectar el aparato al iPhone y ver los resultados directamente en la pantalla del smartphone.

Te puede interesar | Una vez más, el Apple Watch le salva la vida a un hombre que sufría fibrilación auricular

El escáner de ultrasonidos Butterfly iQ

El Dr. Cherniak es un especialista de medicina de emergencias de Canadá. Según él, puede subir los escáneres a la red para que un especialista de ultrasonidos de Toronto pueda revisar su diagnóstico.

Todo esto es posible gracias a un pequeño invento con el que el Dr. Cherniak piensa que se puede revolucionar el mundo de la medicina en África. Hablamos de su escáner de ultrasonidos Butterfly iQ.

El dispositivo Butterfly iQ tiene el tamaño de una maquinilla de afeitar eléctrica, tiene su propia batería y contiene microchips para evitar que sufra daños si se cae. Y lo más importante de todo, es compatible con el iPhone.

Butterfly Network, la compañia de Connecticut (Estados Unidos) que fabrica el escáner, lo vende a doctores/as y enfermeros/as que pueden permitirse comprar un dispositivo por 2.000 dólares.

Juntos, el iPhone y el Butterfly iQ, ayudan a salvar vidas en los poblados de África en los cuales la máquina de rayos-X más cercana puede estar a horas en coche, y los únicos escáneres CT y MRI suelen estar en la capital de la nación.

El Dr. Cherniak ha donado escáneres de ultrasonidos a organizaciones médicas caritativas en 13 países tercermundistas, 7 de ellos en África. Habitualmente se suelen usar para revisar si un paciente tiene neumonía, una enfermedad que ha acabado con la vida de muchos niños en el continente.

Fuente | New York Times