Ya se puede probar la versión beta de Microsoft Edge para macOS

Ya se puede probar la versión beta de Microsoft Edge para macOS

Todavía tiene errores, como el congelarse cada cierto tiempo

Compartir

Microsoft tomó una buena decisión al “jubilar” a Internet Explorer. El que fue el navegador por defecto de Windows y uno de los más famosos del mundo no destaca precisamente por su fiabilidad y rendimiento.

Con la actualización de Windows 10 llegó Edge, una nueva oportunidad para la compañía de Bill Gates de desarrollar un buen navegador web que gustase a los usuarios. Sin embargo, no consiguió su propósito, y por ello decidieron cambiar su motor a Chromium.

La nueva versión de Edge utiliza el mismo motor que Google Chrome y Vivaldi, un proyecto desarrollado por antiguos trabajadores de Ópera, por lo que es compatible con sus complementos y marcadores, aunque integra algunos servicios de Microsoft para hacerlo “diferente”.

Hace unos meses anunciaron que estaban trabajando en una variante para macOS, y ayer mostraron en imágenes cómo era su apariencia. Con lo que no contaban es que se filtrara la imagen de instalación antes de tiempo.

La beta de Edge para macOS tiene errores, pero va por buen camino

Microsoft Edge para macOS

El usuario de Twitter @h0x0d compartió en su cuenta de la red social un enlace de la web de Microsoft con el que se puede descargar la versión Canary de Microsoft Edge para macOS.

Nada más instalarlo nos damos cuenta de que estamos ante un navegador que resulta familiar porque es imposible no compararlo con Chrome, aunque con pinceladas de Microsoft. Por ejemplo, el buscador de Internet por defecto es Bing, no Google.

Al estar en fase de prueba encontramos que su rendimiento no es el ideal. Se traba de vez en cuando y muestra errores, por lo que no se recomienda tenerlo como navegador principal.

A pesar de que todavía no se ha dado a conocer la fecha concreta del lanzamiento de la versión final, no debería tardar mucho más de unas cuantas semanas, lo mínimo para que Microsoft pueda resolver los fallos.