La última versión de Android solo está en el 10% dispositivos, en...

La última versión de Android solo está en el 10% dispositivos, en iOS en más del 80%

La fragmentación sigue siendo uno de los principales problemas del sistema operativo de Google

Compartir

Uno de los grandes problemas de Android es la fragmentación. Google actualiza su sistema operativo tanto como Apple con iOS, pero el problema está en que la mayoría de los usuarios nunca recibirán las novedades. Más que culpa de Google es de los fabricantes de smartphones, que son los encargados de adaptar las nuevas versiones a sus dispositivos.

Aunque esto es algo que los fabricantes van solucionando poco a poco, asegurándose de que sus equipos tengan un ciclo de actualización más amplio, todavía les queda un largo camino por delante. Prueba de ello son las estadísticas de distribución de Android con datos de mayo de 2019 que Google ha proporcionado.

Un grueso de los usuarios de Android siguen utilizando una versión lanzada en 2014

El buscador de Internet ha tardado más de la cuenta en proporcionar las estadísticas de distribución de Android. Llevaban 6 meses sin mostrar nuevos datos, por lo que muchos se aventuraron a decir que Google había decidido no volver a enseñarlos, ya que eso significaba seguir alimentando el principal problema del sistema: la fragmentación.

Sin embargo, como han informado nuestros compañeros de Andro4All, con motivo de la Google I/O de ayer en la que se presentaron los nuevos Pixel 3a y 3a XL, los revelaron.

Android 9 Pie es la última versión disponible para smartphones y tabletas, y solo un 10.4% de los dispositivos con el sistema de Google lo tienen. La anterior, Oreo, está en el 28,3%, siendo la versión más utilizada actualmente (lo que es un gran alivio) aunque todavía hay muchos con actualizaciones de hace varios años como Lollipo, lanzada en 2014, o Marshmallow en 2015.

Por suerte, los fabricantes han empezado a tomar consciencia del problema y liberan actualizaciones más asiduamente, cuando antes muy pocos lo hacían y los terminales nunca llegaban a obtener mejoras por software. Esperemos que la fragmentación en Android siga disminuyendo año tras año y, con ella, se acabe el problema más grave de este sistema.