El primer juego que Apple lanza en años ha desaparecido de la...

El primer juego que Apple lanza en años ha desaparecido de la App Store sin motivo

Un título sencillo y sin grandes pretensiones

Compartir

La primera y única vez que Apple lanzó un videojuego para iPhone fue en 2008. Se trataba de una adaptación del popular Texas Hold’em que se podía encontrar en algunos modelos de iPod con click wheel. Por eso resultó tan extraño que más de 10 años después publicara otro título para sus smartphones.

Warren Buffett’s Paper Wizard nos pone en la piel del multimillonario Warren Buffett, un conocido empresario e inversor estadounidense que ha conseguido una gran fortuna a base de trabajo duro. Empezó a ganar dinero siendo un niño repartiendo periódicos, que es la temática del videojuego desarrollado por Apple.

La mecánica es simple: tenemos que repartir periódicos para conseguir la mayor cantidad de puntos posible. Nuestro viaje empieza en Omaha, Nebraska, lugar en el que nació Buffett hasta Cupertino, California, donde está la sede de Apple y con visita al Apple Park incluida.

Sin embargo, la diversión ha durado poco ya que el juego ha sido eliminado de la App Store.

Un juego de corta duración que cuenta con el inalcanzable record de Warren Buffett

El juego para dispositivos iOS no tiene la intención de aportarnos horas y horas de diversión, sino más bien la de ser una experiencia. Aunque la dificultad va incrementándose conforme vamos avanzando, no llega a suponer un grandísimo reto, y más teniendo en cuenta que Warren Buffett cuenta con el récord prácticamente inalcanzable de 15,350 puntos, como cuenta MacRumors.

Pese a esto, varios usuarios interesados en probarlo se han encontrado con que ha desaparecido de la App Store sin previo aviso a nivel mundial. No tiene pinta de que se trate de un problema, y casi con total seguridad Apple es totalmente consciente de la situación. Puede que haya sido la propia compañía de Tim Cook la que haya decidido quitarla de la tienda de aplicaciones, aunque nos tememos que nunca llegaremos a conocer el motivo exacto.