Algunos de los juegos más populares de la App Store han podido...

Algunos de los juegos más populares de la App Store han podido estar espiándote

La privacidad está en el punto de mira de un gran número de juegos que venden nuestros datos.

Compartir

La privacidad hoy en día brilla por su ausencia, las redes sociales son uno de los problemas, y según varios estudios hay una gran cantidad de juegos, incluso de importantes desarrolladores, que envían información sobre nosotros a decenas de entidades. Algunas de ellas son conocidas, como Facebook o Google, pero hay una gran cantidad de entidades muy poco conocidas que pueden acceder a ciertos datos sobre nuestro comportamiento dentro de estas apps.

En una extensa entrada, la web Vox resume el problema centrándoselas en uno de los juegos más conocidos y descargados: Angry Birds. Titulada como “Angry Birds y el fin de la privacidad”, detallan meticulosamente todos los datos que esta app, y otras como Fruit Ninja o Candy Crush, envían a diferentes empresas.

¿Está nuestra privacidad en riesgo?

Lo primero que dejan claro, y en lo que cualquiera coincide, es que todo este entramado de datos recopilados es muy poco transparente. La manera en la que “los juegos móviles recogen información sobre los usuarios y los detalles sobre el tipo de información están recopilando sigue siendo increíblemente opaca.”

El problema es que en las condiciones de uso de estos jugos tan solo aparece la palabra “datos del juego” como información recopilada, y en esa definición puede entrar todo. Según el estudio se sabe que estas empresas saben cuánto juegas al día a determinados juegos, si eres bueno o eres malo, que tipo de juego te gusta, cuánto dinero gastas y mucha otra información que quizás ni ellos sepan utilizarla, todavía.

Incluso se puede averiguar, según comentan, si una persona está a dieta o está deprimida por el el tipo de juegos que tiene en su dispositivo y el tiempo que pasa en ellos. Puede no parecer importante, pero esa información se vende a determinadas compañías para después mostrarte publicidad en páginas como Facebook. El escándalo de Cambridge Analytica es solo un ejemplo de cómo utilizar esta información para influir en unas elecciones

Es cierto que lo más probable es que la gran mayoría de información recopilada tan solo se utilice para mejorar el propio juego o conocer los intereses de los usuarios para desarrollar nuevas versiones u otros juegos. Sin embargo hay muchos otros datos que recopilan que no controlamos y que es difícil predecir cuánto influirán en nuestra vida.