El colmo de los colmos es llamarte Sam Sung y trabajar para...

El colmo de los colmos es llamarte Sam Sung y trabajar para Apple

Tiene que ser curioso hablar con Sam Sung para que te arregle un iPhone

Compartir

Para un entusiasta de Apple trabajar en la compañía puede ser un sueño, pero los de Cupertino no contratan a cualquiera. Hay que pasar una serie de entrevistas y cumplir unos requisitos para vestir la tan característica camiseta de manga corta azul con el lobo de la manzana.

En iPadizate hablamos hace un tiempo de cómo superar con éxito una entrevista de trabajo en Apple. Si bien las preguntas y procedimientos son bastante secretos (con contrato de confidencialidad de por medio), hay algunas cosas que podemos hacer o tener en cuenta para que vaya de la mejor manera posible.

Se analiza la forma de ser del candidato, su personalidad, su visión respecto a la vida, y no tanto otros aspectos como el nivel de estudios (esto, claro, depende del puesto) o el nombre, porque de lo contrario este hombre no habría podido entrar jamás a trabajar en Apple.

El especialista de Apple en Canadá que se llama como su archienemigo.

Discriminar a una persona por su nombre es una de las peores cosas que se puede hacer. Por muy cómico o poco afortunado que sea, nadie lo elige en el momento de su nacimiento, ni este especialista de Apple.

La cuenta de Twitter You Had One Job (@_youhadonejob1) se dedica a recopilar fails y compartir imágenes sobre momentos y situaciones graciosas. En uno de los tweets publicó una fotografía sobre la acreditación de un trabajador de Apple de Pacific Centre, una Apple Store situada en Vancouver, Canadá. No sería nada del otro mundo si no fuera porque el nombre de su propietario evoca al de una conocida marca de smartphones y productos tecnológicos de Corea del Sur: Sam Sung.

¿Cuántas veces le habrán hecho la broma o soltado el chascarrillo? Seguramente más de las que podamos contar. Y es que tiene que ser curioso dirigirte a Sam Sung por un problema con tu iPhone. Sung ya no trabaja en Apple, y subastó su uniforme con la tarjeta de visita. Una original manera de poner fin a una etapa de la vida.