Apple podría perder hasta un 30% de sus ingresos si China toma...

Apple podría perder hasta un 30% de sus ingresos si China toma represalias

Podría ocurrir.

Compartir

Rod Hall, un analista de Goldman Sachs, entidad ahora vinculada a Apple y su tarjeta de crédito, afirma que la compañía podría perder hasta un 30 % de sus ingresos si China toma represalias en relación al veto que ha sufrido Huawei en Estados Unidos.

De momento las previsiones de los inversores con respecto a las acciones de Apple en la bolsa siguen bajando. Desde Goldman Sachs creen que las acciones de Apple bajarán hasta 178 dólares. Se trata de una de las previsiones más pesimistas de Wall Street.

El gigantesco mercado de telefonía móvil en China es de vital importancia para Apple. Pero la guerra comercial entre Estados Unidos y la región asiática podría acabar muy mal para la firma de la manzana mordida.

Te puede interesar | El boicot a Apple crece en China por culpa de Trump y el veto a Huawei no ayuda

Muchos proveedores de Apple siguen operando en China

Muchos de los componentes de hardware del iPhone ya se fabrican fuera de China. Por ejemplo, los módems 4G de Intel se fabrican en Estados Unidos, los procesadores de TSMC se fabrican en Taiwan y firmas como Samsung y LG también operan fuera de China para las pantallas del iPhone. Pero hay un problema, y es que la inmensa mayoría de empresas de manufacturación de la cadena de suministro de Apple se encuentran en China. Por tanto, sería extremadamente complejo trasladar las instalaciones a tiempo para evitar un posible veto.

Por supuesto, todo esto sin tener en cuenta la caída en ventas del iPhone en China, que sería catastrófica.

Algunos proveedores como Foxconn y Pegatron ya han comenzado su expansión a otros territorios como la India, Vietnam e incluso Estados Unidos. Desde que el presidente Donald Trump bloqueó la adquisición de tecnología americana por parte de Huawei, existe un miedo terrorífico a que China tome represalias. Esperemos que todo el tema se solucione, pues los principales damnificados somos nosotros, los consumidores.