Huawei podría quedarse sin sus procesadores: ARM se acaba de sumar al...

Huawei podría quedarse sin sus procesadores: ARM se acaba de sumar al veto

Huawei tampoco podrá fabricar sus procesadores y se está quedando sin opciones.

Compartir

La noticia más importante en lo que llevamos de año en el mundo tecnológico ha supuesto un auténtico terremoto y las réplicas no dejan de sucederse. El pasado domingo Google anunciaba que dejaba de colaborar con Huawei y que a partir de ahora la potente marca China se quedaba sola, sin Android y sin servicios de Google, como la importantísima tienda de aplicaciones Play Store. Y ahora podría quedarse sin sus procesadores Kirin.

Esta noticia se debe a la entrada de Huawei en una lista negra del Gobierno de Estados Unidos que obliga a las empresas americanas a dejar de colaborar con los que considera “adversarios extranjeros”. Al poco tiempo importantes compañías como Intel y Qualcomm se sumaban al veto obligando a Huawei a depender solo de sus propios procesadores.

Huawei lleva varios años fabricando sus propios chips, llamados Kirin, que montan todos sus gama alta. Aunque no llegan a la potencia de otros de Qualcomm o Samsung, por su puesto tampoco se acercan a los de Apple, son suficientemente potentes. Sin embargo esto también podría terminar muy pronto ya que ARM, encargada de licenciar la tecnología en al que se basan todos los procesadores de dispositivos móviles, se acaba de sumar al veto.

¿Es este el fin de Huawei?

La nueva información llega desde la BBC y supone un golpe muy duro para los intereses de Huawei. Sin fabricantes de procesadores puedes intentar sobrevivir si consigues fabricar los tuyos, pero el veto de ARM impedirá a Huawei acceder a sus licencias y tecnología, por lo que no podrá fabricar sus chips personalizados Kirin.

Por si no lo sabíais, ARM no fabrica procesadores en sí, sino que licencia sus tecnologías de semiconductores a otros. En algunos casos ARM licencia directamente sus diseños a los fabricantes. En otros casos, como es el de Apple, Samsung o Huawei, ARM licencia la arquitectura o “conjuntos de instrucciones” que las compañías modifican para conseguir mejores procesadores.

Se puede decir que prácticamente el 100% de los smartphones y tablets actuales utilizan procesadores basados en ARM y este veto a Huawei impedirá a la compañía utilizar procesadores con esta tecnología, lo que impedirá el desarrollo de nuevos microprocesadores Kirin.

Imagen de XEETECHCARE

Tras hacerse oficial la noticia, un portavoz de Huawei ha asegurado que “valoran las relaciones cercanas con sus socios, pero reconocen la presión que sufren algunos de ellos como resultado de las decisiones motivadas por cuestiones políticas”, y se muestran confiados en que esta situación pueda resolverse lo antes posible.

Si no es el caso, Huawei se queda sin opciones reales en el mercado. No tendrá acceso al Android de Google ni a su tienda de aplicaciones, no podrá utilizar procesadores de Intel ni de Qualcomm y tampoco podrá diseñar los suyos propios basados en ARM.

Huawei cuenta con un sistema operativo propio que lleva años desarrollando, pero desarrollar un procesador propio que no esté basado en ARM es mucho más complejo y no creo que puedan solventarlo fácilmente. En caso de que ARM siga con el bloqueo veo muy difícil que Huawei pueda sobrevivir.

Además de forma indirecta esto está afectando a Apple, por lo que esta noticia tampoco es nada buena para la compañía de Cupertino. Ya hay en marcha un boicot en China contra los productos de Apple que incluso están apoyando cargos oficiales, aunque lo hagan desde un iPhone.