Apple no compró Tesla porque no podía deshacerse de Elon Musk

Apple no compró Tesla porque no podía deshacerse de Elon Musk

Elon Musk podría haber sido uno de los principales escollos para no llegar a un acuerdo entre las partes

Compartir

sede de Tesla

Uno de los objetivos de Apple a largo plazo es la conducción autónoma. En Cupertino han desarrollado el Proyecto Titán con el que buscan generar su propia flota de coches autónomos y, además, desarrollar todo el software necesario que este tipo de tecnología requerirá al momento de su implementación.

Es por esa razón que la firma fundada por Steve Jobs quizo en 2013 comprar a Tesla, la compañía estadounidense fundada y liderada por Elon Musk. Sin embargo, y a pesar de que la oferta fue bastante tentadora, nunca se llegó a un acuerdo entre las partes.

Tesla Model X

Ahora, casi seis años después, sale a la luz una de las razones que podrían haber incidido en la decisión de Apple de no ir a por Tesla: según las fuentes especializadas, en Cupertino querían que Elon Musk se alejara de la compañía tras la compra.

Apple, Tesla, Musk y la razón por la que no se llegó a un acuerdo en 2013

Ambas partes se necesitaban: Tesla necesitaba un salvavidas que diera oxígeno a su economía y Apple un producto ya desarrollado y con potencial para integrar su plantilla y apuntalar a Project Titán. Sin embargo, nada salió como se esperaba.

Elon Musk de Tesla

Craig Irwin, analista de Roth Capital Partners, ha brindado varios de los detalles sobre los movimientos de ambas empresas en ese momento. Por ejemplo, aseguró que la oferta rondaba los 240 dólares por acción, aunque fue rechazada.

Ahora, también echa luz sobre uno de los principales motivos para que no se llegara a un acuerdo: la imposibilidad de deshacerse de Elon Musk. Es conocido que Apple no permite que -tras su adquisición- las empresas se administren, sino que las convierte en un producto o servicio más de su catálogo.

Tim Cook

Y, probablemente, Elon Musk aún no estaba dispuesto a abandonar Tesla o apartarse completamente de la toma de decisiones. Lo cierto es que -hasta el momento- ninguno de los involucrados ha dado testimonio de estos sucesos. Aunque, seguramente, veamos más adelante nuevos capítulos en la intención de Apple de adquirir a una de las compañías tecnológicas más innovadoras de los últimos años.