Algunos usuarios están decepcionados con la beta Mario Kart Tour

Algunos usuarios están decepcionados con la beta Mario Kart Tour

Como quedan algunos meses para que salga, Nintendo tiene tiempo de enmendar los errores

Compartir

Mario Kart es uno de los títulos más populares de la historia de los videojuegos. Su última entrega en Nintendo Switch, 8 Deluxe, ha sido todo un éxito. Sin embargo, poco a poco los smartphones y tabletas están arrebatando terreno a las videoconsolas, y por eso Nintendo ha desarrollado un nuevo episodio para los teléfonos móviles inteligentes de Apple.

Algunos usuarios de iPhone ya han podido probar la versión beta del videojuego. Incluso han aparecido por Internet imágenes y vídeos sobre él, a pesar de que Nintendo pidió que no se difundiera contenido, puede que porque sigue siendo una versión en fase de pruebas y hay muchas cosas que hacer.

Mario Kart Tour bebe mucho de Super Mario Run, y eso no es bueno

Los seguidores de esta saga de carreras se familiarizarán rápidamente con Mario Kart Tour: personajes y pistas conocidas, estrellas y cajas de objetos. No obstante, comparte muchas similitudes con Super Mario Run, como que se juega en vertical y que las compras in-app tendrán un papel muy importante.

Aunque es free-to-play, tendremos límites si no queremos sacar la billetera. Hay una barra de stamina formada por corazones que se va agotando. Según Cult of Mac, cada corazón tarda en agotarse unos 15 minutos, y cuando se agoten habrá que esperar a que se rellene la barra (a no ser que paguemos para que el proceso se acelere).

Otra de las principales críticas que se le achacan es el sistema multijugador, pues no existen las carreras en tiempo real contra otros jugadores. En su lugar, competimos contra perfiles controlados por el propio juego.

De todos modos, todavía no hay de qué preocuparse. A pesar de que saldrá a finales de 2019 todavía está en fase de pruebas, por lo que es probable que se implemente un multijugador real o se mejoren otros aspectos. Puede que este fuera el motivo por el que Nintendo no quería que se compartieran ni imágenes ni vídeos.