A este hombre le mordió un murciélago que se había escondido en...

A este hombre le mordió un murciélago que se había escondido en la funda de su iPad

Y no, no era una funda de Batman.

Compartir

Estás sentado tan tranquilamente, abres la funda de tu iPad para leer y… te muerde un murciélago.

Aunque para muchos/as podría resultar de lo más típico, lógico y habitual, en realidad no lo es.

Roy Syvertson, un señor de 86 años de edad residente en New Hampshire (al noreste de Estados Unidos) se sentó en su silla favorita y se disponía a leer las noticias en su iPad, cuando de repente… un pequeño murciélago emergió de la funda de su iPad y le mordió.

“El iPad estaba entre mis rodillas, tan bien sujeto como debería.”

El anciano habló para la reportera Kristina Rex del canal WBZ-TV. Afirmó que solamente se dio cuenta de la presencia de este inesperado pequeño visitante cuando recibió un mordisco en el dedo índice de su mano.

“Fue como la picadura de una abeja. Fue bastante impactante.”

Te puede interesar | Le roban su smartphone Android y se lo devuelven porque no es un iPhone

Afortunadamente el hombre se encuentra en perfecto estado

El señor Syvertson tomó una fotografía del murciélago tras atraparlo con la propia funda, y antes de liberarlo fuera de su casa. Lo soltó, y cuando volvió al día siguiente vio que el murciélago seguía en el mismo sitio. Entonces se dio cuenta de que había un problema:

“Un problema para él, seguramente, porque él estaba muerto. Yo seguía vivo.”

Efectivamente, la situación era más seria de lo que pensaba, y es que el murciélago tenía la rabia. Así que tuvo que ir al hospital para recibir una serie de vacunas. Pero como podréis comprobar en el vídeo, se lo ha tomado con muy buen humor.

Puedes ver la entrevista completa de la WBZ en el siguiente vídeo que adjuntamos a continuación:

Antes de seguir leyendo, asegúrate de haber visto el minuto 1:11 del vídeo.

Finalmente, Roy Syvertson confirmó sus sospechas:

“Al final descubrí cómo había entrado ahí [a la funda del iPad], me robó la contraseña.”

Una historia muy curiosa, cuidado con esas fundas chicos/as.

Vía | Cult of Mac